Santísima Trinidad

Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Sagrada Familia

Jesús, José y María os doy el corazón y el alma mía.

Sagrado Corazón De Jesús

Sagrado Corazón De Jesús, en vos confío.

Inmaculado Corazón De María

Inmaculado Corazón de María, sed la salvación del alma mía.

Espíritu Santo

Espíritu Santo, ilumíname y santifícame.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Sagrado Rosario

 
Señora Del Rosario

Cómo Se Reza Un Rosario

Santo Rosario

En el nombre del Padre...

Dios te salve Reina y Madre...

El primer Misterio es...
Un Padrenuestro, Diez Dios te salve María, Gloria al Padre

El segundo Misterio es...
Un Padrenuestro, Diez Dios te salve María, Gloria al Padre

Y así el Tercer, Cuarto y Quinto Misterio.

Al final, si queremos podemos rezar las Letanías.

Ojalá mientras rezamos el Padrenuestro y las 10 Avemarías, vayamos pensando en algo que les sucedió a Jesús o a María en ese misterio.

DIOS TE SALVE REINA Y MADRE

Dios te salve reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues Señora, abogada nuestra. Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo. Amén.

MISTERIOS DEL ROSARIO

MISTERIOS GOZOSOS

(Lunes y Sábado)

1. La anunciación del Ángel a la Virgen María.

La Encarnación. Y habiendo entrado el Ángel a donde ella estaba, le dijo: Dios te salve ¡Oh llena de gracia! el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Lucas 1, 28.

2. La visita de la Virgen María a Santa Isabel.

La Visitación. E Isabel se sintió llena del Espíritu Santo, y exclamando en alta voz, dijo a María: ¡Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre! Lucas 1, 41-42.

3. El nacimiento de Jesucristo en el Portal de Belén.

El Nacimiento De Jesús. Y dió a luz a su hijo primogénito y envolvióle en pañales, y recostóle en un pesebre, porque no hubo lugar para ellos en el mesón. Lucas 2, 7.

4. La presentación del Niño Jesús en el Templo.

La Presentación. Cumplido asimismo el tiempo de la purificación de la madre, según la ley de Moisés, llevaron al niño a Jerusalén, para presentarle al Señor. Lucas 2, 22-23.

5. Jesús hallado entre los Doctores del Templo.

El Niño Perdido Y Hallado En El Templo. Y al cabo de tres días de haberle perdido le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores, a quienes escuchaba y preguntaba. Lucas 2, 46.

MISTERIOS DOLOROSOS 

(Martes y Viernes)

1. La oración de Jesucristo en el huerto.

La Oración Del Huerto. Y vinole un sudor como de gotas de sangre que chorreaba hasta el suelo. Y levantándose de la oración y viniendo a sus discípulos, halloles dormidos por causa de la tristeza. Lucas 22, 44-45.

2. La flagelación de Jesucristo en la columna.

La Flagelación. Tomó entonces Pilatos a Jesús y mandó azotarle. Juan 19, 1.

3. La coronación de espinas.

La Coronación De Espinas. Y le cubrieron con un manto de grana. Y entretejiendo una corona de espinas, se la pusieron sobre la cabeza, y una caña por cetro en su mano derecha. Mateo 27, 28-29.

4. La subida de Jesucristo al Calvario con la cruz a cuestas.

Jesús Con La Cruz A Cuestas. Y llevando él mismo a cuestas su cruz, fue caminando hacia el sitio llamado el calvario, u Osario y en hebreo Gólgota. Juan 19, 17.

5. La crucifixión y muerte de Jesucristo.

Entonces Jesús clamando con una voz muy grande, dijo: Padre mío en tus manos encomiendo mi espíritu. Y diciendo esto, expiró. Lucas 23, 46.

MISTERIOS GLORIOSOS

(Miércoles y Domingo)

1. La resurrección de Jesucristo.

La Resurrección. Resucitó, no está aquí: mirad el lugar donde le pusieron. Marcos 16, 19.

2. La ascensión de Jesucristo al cielo.

La Ascención. Así el Señor Jesús después de haberles hablado varias veces, fue elevado al cielo por su propia virtud, y está allí sentado a la diestra de Dios. Marcos 16, 6.

3. La venida del Espíritu Santo sobre la Virgen María y los Apóstoles.

La Venida Del Espíritu Santo. Entonces fueron llenados todos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en diversas lenguas las palabras que el Espíritu Santo ponía en su boca. Hechos De Los Apóstoles 12, 1.

4. La asunción de la Virgen María al cielo.

La Asunción De La Bienaventurada Virgen María. En esto apareció un gran prodigio en el cielo: una mujer vestida de sol, y la luna debajo de sus pies, y en su cabeza una corona de doce estrellas. Apocalipsis 12, 1.

5. La coronación de la Virgen María, la gloria de los ángeles y de los santos.

La Coronación De Nuestra Señora. Tú eres la gloria de Jerusalén, tú la honra de nuestra nación. Porque te has portado con varonil esfuerzo y has tenido un corazón constante.

MISTERIOS LUMINOSOS

(Jueves)

1. El bautismo de Jesús en el río Jordán.

Bautizado Jesús, salió luego del agua: y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre Él. Mateo 3, 16.

2. La realización del primer milagro de Jesús, transformando el agua en vino en las bodas de Caná.

Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: "Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora". Juan 2, 8-10.

3. La predicación de Jesús, anunciando el Reino de Dios y convidando a la conversión.

Y le dijo a ella: "Tus pecados quedan perdonados". Los comensales empezaron a decirse para sí: "¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?" Pero Él dijo a la mujer: "Tu fe te ha salvado. Vete en paz". Lucas 7, 48-50.

4. La Transfiguración de Jesús en el Monte Tabor.

Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salía una voz que decía: "Este es mi Hijo amado, en quien me complazco;escuchadle". Mateo 17, 5.

5. La institución de la Eucaristía en la Última Cena.

Mientras estaban comiendo, tomo Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: "Tomad, comed, éste es mi cuerpo". Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: "Bebed  de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados." Mateo 26, 26-28.

LETANÍAS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

Señor ten piedad
Señor ten piedad
Cristo óyenos
Cristo óyenos
Cristo escúchanos
Cristo escúchanos
Dios Padre celestial
Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor
Ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo
Ten piedad de nosotros
Santísima Trinidad
Ten piedad de nosotros
Santa María
Ruega por nosotros
Madre de Dios
Ruega por nosotros
Virgen de las Vírgenes
Ruega por nosotros
Madre de Cristo
Ruega por nosotros
Madre de la Divina gracia
Ruega por nosotros
Madre inmaculada
Ruega por nosotros
Madre del Creador y Salvador
Ruega por nosotros
Madre amable y admirable
Ruega por nosotros
Madre del buen consejo
Ruega por nosotros
Madre de la iglesia
Ruega por nosotros
Virgen prudentísima
Ruega por nosotros
Virgen fiel y poderosa
Ruega por nosotros
Espejo de Santidad
Ruega por nosotros
Trono de la sabiduría
Ruega por nosotros
Causa de nuestra alegría
Ruega por nosotros
Sagrario Del Espíritu Santo
Ruega por nosotros
Rosa mística
Ruega por nosotros
Torre de David y de marfil
Ruega por nosotros
Casa de oro
Ruega por nosotros
Arca de la alianza
Ruega por nosotros
Puerta del cielo
Ruega por nosotros
Estrella de la mañana
Ruega por nosotros
Salud de los enfermos
Ruega por nosotros
Refugio de los pecadores
Ruega por nosotros
Consuelo de los afligidos
Ruega por nosotros
Auxilio de los cristianos
Ruega por nosotros                        
Reina de los ángeles y de los santos
Ruega por nosotros
Reina concebida sin pecado original
Ruega por nosotros
Reina llevada a los cielos
Ruega por nosotros
Reina del Santísimo Rosario
Ruega por nosotros
Reina de la paz
Ruega por nosotros

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros y danos la paz. Amén.     

jueves, 23 de noviembre de 2017

Oraciones Sencillas A Jesus, Jose Y Maria

Sagrada Familia

Jesús, José y María
libradnos de hacer, pensar o decir lo que desagrada a Dios.

Jesús, José y María
dadnos gracia, gusto, valor y eficacia para hacer, pensar y decir siempre, lo  que más agrada a Nuestro Señor.

Jesús, José y María
iluminadnos lo que debemos decir, hacer y evitar, y haced que lo hagamos, digamos y evitemos siempre.

Jesús, José y María
concedednos la gracia de escuchar, difundir, amar, entender y meditar, siempre, mucho y bien la Palabra de Dios, y ponerla siempre en práctica.

Jesús, José y María
aumentadnos y conservadnos siempre la fe, la esperanza y la caridad.

Amén, Aleluya.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Dios Te Salve


Virgen Maria
Dios te salve Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos giniendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues Señora, abogada nuestra. Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo. Amén.

martes, 21 de noviembre de 2017

Bendita Sea Tu Pureza


Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza. 
A Ti, Celestial Princesa, 
Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco noche y día
alma vida y corazón,
mírame con compasión
no me dejes Madre mía.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Consagracion Personal A La Virgen Maria

Virgen Maria

Oh Señora mía, oh Madre mía:
yo me entrego del todo a Ti
y en prueba de mi filial afecto,
te consagro desde este día
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón,
en una palabra: todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo,
oh Madre de Bondad
protégeme y defiéndeme,
como hijo y posesión tuyo.
Amén.

Oracion A Las Benditas Almas

Oracion A Las Benditas Almas

Os ruego, ¡oh eterno Padre!, que perdonéis a las almas de los fieles difuntos, el poco celo en no haber deseado con bastante fervor y anhelado con afán la grandeza de vuestra gloria. Ellas habrían podido tan fácilmente haceros amar instruyendo a los niños, llevando por el camino del bien a los que ellas amaban. Para expiar su indiferencia, yo os ofrezco los santos deseos de Jesucristo, en el celo que El ha tenido para la muestra aún en este altar. ¡Jesús mío, misericordia!

viernes, 17 de noviembre de 2017

Novena De La Confianza

Maria Madre De La Iglesia

Madre amable de mi vida
Auxilio de los cristianos,
La gracia que necesito
Pongo en tus benditas manos

Dios te salve María...

Tú que sabes mis pesares
Puesto todos te los confío
Da la paz a los turbados
Y alivio al corazón mío

Dios te salve María...

Y aunque tu amor no merezco
No recurriré a Ti en vano,
Pues eres Madre de Dios
Y auxilio de los cristianos

Dios te salve María...

Acuérdate oh Madre Santa
Que jamás se oyó decir
Que alguno te haya implorado
Sin tu auxilio recibir
Por eso con fe y confianza
Humilde y arrepentido
Lleno de amor y esperanza
Este favor yo te pido:

(Pedir la gracia que se desea)

Decir tres veces:

Madre de la Iglesia, ruega por nosotros.

Nota: San Juan Bosco decía: "Para estar más seguros de obtener la gracia pedida, comulgad algún día durante la Novena y haced alguna limosna a la Iglesia o a los pobres".

El Angelus

Angelus

El ángel del Señor anunció a María

Y concibió por obra del Espíritu Santo

Dios te Salve María...

He aquí la esclava del Señor

Hágase en mí según tu palabra

Dios te Salve María...

El verbo se hizo hombre

Y habitó entre nosotros

Dios te Salve María...

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo

OREMOS

Derrama, Señor, tu gracia en nuestros corazones, para que, quienes hemos conocido, por el anuncio del Ángel, la encarnación de tu Hijo, por los méritos de su muerte lleguemos a la Gloria de la resurrección. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

Trisagio A La Santisima Trinidad

Santisima Trinidad

ACTO DE CONTRICIÓN

Trinidad Santísima, en esencia una, pura, indivisible, Padre, Hijo y Espíritu Santo; único objeto de todo nuestro amor, adoración y culto; yo os adoro, creo y confieso como a Padre reconociéndoos por mi autor. Conservador y origen benéfico de mi ser; como a Hijo, tributándoos las más gratas efusiones de amor y ternura por mi Redentor; como a Espíritu Santo fervorizando mi corazón en castos incendios y anhelando unirlo con Vos, principio inagotable de caridad.

Yo deseo bien sumo, divinidad inefable y unidad incomprensible, incorporar mi voz y mis afectos entre los ardores supremos y cánticos misteriosos de los Querubines y Serafines, para celebrar el Trisagio inmortal con que resuena vuestro Nombre Santo, terrible y adorable por toda la extensión del Empíreo. Yo me anonado a los pies de vuestra Soberana grandeza, que llena de Majestad y de Gloria los inmensos espacios de los Cielos y la esfera de la tierra.Yo me abismo en mi profunda nada y humillado vergonzosamente en la improbidad de mis delitos, todo confundido y aocngojado, me arrepiento y me pesa por haber ofendido a Vuestra Omnipotente y amabilísima Majestad. 

Oh Eterno Padre! Apiadáos de esta criatura vuestra, formada a vuestra imagen y semejanza. Oh Verbo encarnado! rociad con vuestra Sangre esta infeliz alma envilenciada toda con el pecado. Oh Paráclito amoroso! infundid en mi pecho los más activos sentimientos de la contrición para que pueda dignamente alabar vuestra unidad gloriosa e inefable Trinidad, y asú pueda merecer lo que humildemente os pido; y es, la firmeza en mi fe, la integridad de mi Religión, la certeza en mi esperanza, el ardor en la caridad, la remisión de mis pecados, el logro de estas indulgencias, la paz y la tranquilidad de la Iglesia y del Estado, la protección de vuestra clemencia, que me ponga a cubierto de los males y calamidades que nos afligen, la destrucción del cisma, del error y de la herejía; el triunfo contra los enemigos de nuestra fe y religión, la reunión de ellos y de los pecadores al verdadero culto y penitencia; el descanso de las almas del purgatorio, vuestra gracia y bendición. Amén.

HIMNO

Ya el sol ardiente se aparta,
luz perenn en la unidad,
difúndela en nuestros pechos
oh Trinidad inmortal!
En la aurora os alabamos,
a la tarde y entre día,
y pedimos que en los cielos
nuestras voces se repitan,
al Padre y también al Hijo
y a ti espíritu Divino,
alabanzas os sean dadas
por los siglos de los siglos. Amén.

(Tres Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ORACIÓN AL PADRE

Santo y Santísimo Padre Eterno, centro de toda santidad, infinitamente Santo en Vos mismo y limpio de toda la impureza de las criaturas; Santo también en todas vuestras obras, de las cuales ni una hay que no sea perfecta. Haced, oh mi principio y fin mío! Que comprenda bien mi corazón la ceguedad que es el persuadirse, que bajo un Dios tan Santo y tan justo, se puede encontrar feliz el que vive pecador.

Ahora se dice tres veces:

Santo, Santo, Santo Señor Dios de los Ejércitos llenos están los cielos y la tierra de la majestad de vuestra gloria.
(Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ORACIÓN AL HIJO

Santo y Santísimo Hijo de Dios, que nacísteis del entendimiento de vuestro Padre entre los resplandores de los Santos; Santo y perfecto modelo de toda santidad a la cual deben conformarse todos los santos. Haced, oh mi Dios de Sión! Que amando vuestra Santidad con todas las fuerzas de mi espíritu; suspiro sólo por la luz de aquel día en el cual necesitando amaros os amaré cuanto debo.

Ahora se dice tres veces:

Santo, Santo, Santo Señor Dios de los Ejércitos llenos están los cielos y la tierra de la majestad de vuestra gloria.
(Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Santo y Santísimo Espíritu de amor, don del Altísimo, centro de dulzuras y de la felicidad del mismo Dios. Qué atractivo es para un alma el verse en el abismo de vuestra bondad y toda llena de vuestras inefables consolaciones. Oh, si una sóla gota de ellas es tan gustosa, cuánto más será cuando Vos mismo la derraméis como un torrente sin medida y sin reserva, hablándome claramente en el seno de vuestra gloria! Oh, qué belleza! Qué luz!

Ahora se dice tres veces:

Santo, Santo, Santo Señor Dios de los Ejércitos llenos están los cielos y la tierra de la majestad de vuestra gloria.
(Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ANTÍFONA

A Vos Dios Padre Ingénito, a Vos Hijo Unigénito, a Vos Espíritu Santo Paráclito, Santa e individua Trinidad, de todo corazón os confesamos, alabamos y bendecimos, a Vos se dé la gloria por infinitos siglos de los siglos. Amén.

V.- Bendigamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R.- Alabémosles y ensalcémosles en todos los siglos. Amén.

ORACIÓN

Señor Dios Uno Y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos, para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo en una deidad por todos los siglos. Amén.

GOZOS

Dios Uno y Trino a quien tanto
Arcángeles, querubines,

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois uno en esencia
Y Trinidad en personas
A cuyos pies sus coronas
Rinden toda inteligencia,
Y porque vuestra presencia
Inspira el gozo y espanto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois padre fecundo
Que gozándoos abeterno
Engendráis un Hijo tierno
Como fue el que vino al mundo
Con respeto el más profundo
Trinando al cielo en su canto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois verbo divino
Semejante, igual al Padre,
Y porque elegísteis Madre
Para encarnar peregrino
Y elevar nuestro destino
Al paraíso del encanto

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois Llama inmortal
Espíritu puro, increado,
Solamente dimanado
De amor paterno y filial,
Consolador del mortal
Que yace anegado en llano.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque vuestra Onmipotencia
De todo el mundo admirada,
Saca seres de la nada,
Y conserva su existencia
Reproduciendo la esencia
De los entes con espanto

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Pues sois esencia infinita
Todo un misterio y arcano,
Un piélago soberano
Que todo lo deposita,
Y porque nada limita
Vuestra luz, Dios Sacrosanto

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois suma bondad,
Amor personalizado,
En dones iagotado
Que perdonáis la maldad,
Y porque en la eternidad,
En vuestro amor gozáis tanto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois por excelencia
Santo Dios, fuerte inmortal,
Líbranos de todo mal,
Por esta beneficencia
De la divina clemencia,
Que clama nuestro quebranto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Dios Uno y Trino a quien tanto
Arcángeles, Querubines.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

ANTÍFONA

Bendita sea la Santa e individua Trinidad que todas las cosas cría y gobierna ahora y siempre, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

V.- Bendigamos al Padre, y al Hijo con el Espíritu Santo.

R.- Alabémosle y ensalcémosle en todos los siglos. Amén.

ORACIÓN

Omnipotente y sempiterno Dios que os dignásteis revelar a vuestros siervos en la confesión de la verdadera fe, la gloria de vuestra eterna Trinidad, y de que adorasen la unidad en vuestra Augusta Majestad, os rogamos, Señor, que por la fimeza de esa misma fe, nos veamos siempre libres de todas las necesidades y peligros por Cristo Nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN

Para implorar la misericordia de Dios en la época presente

Señor, Dios Rey Omnipotente, en vuestras manos están puestas todas las cosas; y si queréis salvar a vuestro pueblo, nadie puede resistir a vuestra voluntad. Vos hicísteis el Cielo y la Tierra y todo cuanto en ella se contiene: Vos sois el dueño de todas las cosas: quién podrá pues resistir a vuestra Majestad? Por tanto, Señor Dios de Abraham, tened misericordia de vuestro pueblo, porque nuestros enemigos quieren perdernos y exterminar vuestra herencia. Así Señor, no desprecieis esta parte que redimísteis con el precio de vuestra sangre. Oíd, Señor, nuestras oraciones, sed favorable a nuestra suerte; levantad el azote de vuestro enojo y haced que nuestro llanto se convierta en alegría, para que viviendo alabemos vuestro Santo Nombre y lo continuemos alabando eternamente. Amén.