miércoles, 8 de noviembre de 2017

Devocion De Los Treinta Y Tres Dias Al Señor De Los Milagros

33 Pasos a Jesús Sacramentado Para Pedir Misericordia

Señor De Los Milagros

Fin Principal

Este ejercicio debe propagarse por los devotos; es de muchos méritos ante Dios y se obtiene consuelo en las contrariedades de la vida.

(Confesar y comulgar todos los días viernes del ejercicio, y si no se puede en todos, en uno a lo menos).

(Las oraciones se rezarán ante un crucifijo, principiando un viernes por 33 días, con todo fervor. Aprobado con indulgencia del Papa Gregorio VIII).

Acto De Contrición

Padre de misericordia y Dios de todo consuelo, cuya piedad nunca desprecia al corazón contrito y humillado, asegurando asimismo que no queréis la muerte del pecador sino que se convierta y viva, aquí me tenéis, Señor, rendido a vuestros pies implorando el perdón de mis pecados, por lo que os digo de todo corazón, Señor mío, Dios y hombre verdadero, en quien creo, en quien espero y a quien amo sobre todas las cosas, sólo por ser vos quien sois, bondad infinita, me pesa de haberos ofendido, y propongo firmemente nunca más pecar, asistido de vuestra gracia. Amén.

Un Padrenuestro, Ave y Gloria.

Consideración Para Cada Día

Día 1. Considerar cuando el Señor se entregó eucarísticamente a los doce discípulos.

Día 2. Su agonía en el Huerto.

Día 3. Cuando le prendieron y llevaron con afrentas a la casa de Anás.

Día 4. Cuando fue llevado a las casas de Caifás y Pilatos.

Día 5. Cuando lo ataron y condujeron por las calles, y la sangre que derramó.

Día 6. Cuando delante de los sayones y su corte llegó llagado y fue tratado con oprobios.

Día 7. Cuando en la casa de Pilatos, sufrió las falsas acusaciones que le hacían.

Día 8. Cuando salió de esta casa, avergonzado por las afrentas y maltratos que recibió2

Día 9. Cuando pasó a la casa de Herodes, donde sufrió congojas.

Día 10. Cuando le pusieron vestidura blanca, burlándose de Jesús.

Día 11. Cuando volvieron a presentarlo en casa de Pilatos.

Día 12. Cuando fue atormentado en esta casa a vista de la Virgen.

Día 13. Cuando lo sacaron de donde Pilatos a vista de todos y lo ataron a una columna.

Día 14. Cuando desatado cayó al suelo exánime y un judío lo azotaba y otro lo pisaba.

Día 15. Cuando le pusieron la corona de espinas, tratándolo con crueldad.

Día 16. Cuando le pusieron la caña en la mano, lo escupieron y se burlaron de Jesús como Rey.

Día 17. Cuando le pusieron otra vestidura de escarnio delante del pueblo.

Día 18. Cuando siguió cargado con la Cruz y cayó en tierra tres veces.

Día 19. Cuando la Verónica limpió el sudor y la sangre del Santo Rostro con veneración.

Día 20. Cuando la Santísima Virgen lo siguió hasta el Calvario, llena de aflicción y pena.

Día 21. Cuando llegado al Calvario atado, fue despojado de sus vestiduras.

Día 22. Cuando para clavarlo tiraron cruelmente con cuerdas sus brazos para que llegaran al barreno.

Día 23. Cuando fue clavado en la Santa Cruz.

Día 24. Cuando después lo volvieron boca abajo con la Cruz, lo llevaron arrastrando hasta donde debía fijarse el madero, causándole acerbos dolores al Divino Jesús en su cuerpo por cuyas heridas abiertas se le entraran la tierra y las piedras.

Día 25. Cuando lo levantaron la Cruz causándole gran dolor al estar pendiente su cuerpo de los clavos.

Día 26. Cuando le dieron hiel y vinagre para la sed y se burlaron los judíos de su Santa Madre.

Día 27. Cuando Jesús en la Cruz dijo la primera palabra: "Padre, perdónalos".

Día 28. Cuando dijo la segunda palabra: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso".

Día 29. Cuando dijo la tercera palabra: "Mujer, ahí tienes a tu hijo", y al discípulo: "ahí tienes a tu madre".

Día 30. Cuando dijo la cuarta palabra: "¿Dios mío, por qué me has desamparado?".

Día 31. Cuando pronunció la quinta palabra: "Sed tengo".

Día 32. Cuando dijo la sexta palabra: "Todo está concluído".

Día 33. Cuando dijo la última palabra y expiró: "En tus manos Padre, encomiendo mi espíritu".

Por todos estos pasos que Vos, Señor, padecísteis en el curso de Vuestra Sagrada Pasión y Muerte, os suplico que me otorguéis las gracias que os pido con profundo respeto. Misericordia, Señor.

Señor, pecamos; de que nos pesa, tened compasión de nosotros.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de Jesús, y los dolores de su Santísima Madre. Amén.

Oración Diaria

¡Oh, amantísimo Jesús mío! Que por vuestro inmenso amor, derramásteis toda vuestra preciosa sangre, siendo clavado en una cruz para lavar las manchas del pecado, y ya después, glorioso, quisísteis esmaltar el amor con vuestro poder, sufriendo desprecios de la impiedad de los hombres para que gocemos en este mundo de vuestros prodigios y gracias sin fin. Por tantos beneficios, Señor, os adoramos y damos agradecimientos, pidiendo juntamente aumento de la fe católica, la derstrucción de las herejías, la conservación de los frutos y las cosechas de la tierra, la salud de los enfermos, la seguridad de los navegantes, la paz de los cristianos, victoria contra los infieles, reducción de los cautivos, pues sois uno de ellos; os suplico me atendáis con ojos de misericordia para que pueda mi alma, con el poder de vuestros auxilios, lograr los favores y las gracias que os pido por intercesión de María Inmaculada.

Petición

Espero que así lo haréis, amorosísimo Jesús mío crucificado, que sois mi Padre y Dios de todo consuelo: sobre todo, no deseo sino lo que disponga vuestra santa voluntad para lo que convenga en este mundo, hasta la vista de vuestro glorioso rostro. Amén.

Adorámoste Cristo y te bendecimos. (Tres veces)

Ofrecimiento

Penetrado de la mayor confianza en vuestra bondad infinita, me entrego todo a Vos, ¡oh, adorable Salvador mío! ¿Qué podía reservarme de cuanto tengo en esta vida, cuando os veo morir por mí? Sí, Dios mío, me abandono enteramente a los designios de vuestra probidad; disponed de mí como mi soberano dueño, colocadme en la abundancia o en la pobreza, en la prosperidad o en los trabajos, en los consuelos o en las aflicciones, en la enfermedad o en la salud, en la vida o en la muerte, siempre que yo esté a los pies de la cruz, unido a Vos, todo lo demás no me interesa; vuestra cruz y vuestra gracia suplirán todos mis anhelos. Espero me concedáis un verdadero arrepentimiento para llorar mis innumerables culpas, y la gracia necesaria para perseverar hasta la muerte. Amén.

Oración Final

¡Oh, misericordia infinita que me habéis tolerado hasta aquí, no me abandonéis; por mi salud eterna estáis en esta cruz! ¡Todas vuestras sacratísimas llagas están brotando misericordia! ¡Boca adorable de mi Salvador, no me condenéis! ¡Divinas manos, de quienes tengo todo lo que soy, no me destruyáis! Permitid, Señor, que adore esos pies tan celosos en buscarme. Corazón sagrado de mi Salvador: Corazón siempre abierto a nuestra sincera conversión. Corazón siempre dispuesto a recibir al pecador, recibid mis humildes suspiros, escondédme en ese asilo inviolable, en el día del juicio, y haces que vuestra sangre misericordiosísima caiga sobre mí, para que lave mis pecados. Amén.

Oración Al Eterno Padre

Eterno Dios, creador y conservador de todas las cosas, yo, pecador indigno, me postro ante el trono de vuestra Soberana Majestad y por medio del Sagrado Corazón de vuestro Hijo Jesús, os adoro por todos los hombres que no os adoran; os amo por todos los que no os aman y por los que, voluntariamente ciegos, rehusan conoceros; os reconozco y confieso por verdadero Dios, único y supremo Señor de los cielos y la tierra. Ojalá pudiera yo satisfacer la estrecha obligación que tienen los hombres en esta vida, de amaros, alabaros, obsequiaros y rendirse enteramente a vuestra santísima voluntad. Amén.

Oración A La Santísima Virgen

Oh, purísima Madre nuestra, más angustiada que todas las madres del mundo, postrado en vuestra presencia, os suplico por vuestros dolores y por la pasión de vuestro amado Hijo crucificado, que me alcancéis el perdón de mis culpas, y la gracia para no pecar, para que así pueda obtener la salvación del alma y el favor que os he pedido en este santo ejercicio. Amén.

0 comentarios:

Publicar un comentario