viernes, 17 de noviembre de 2017

Trisagio A La Santisima Trinidad

Santisima Trinidad

ACTO DE CONTRICIÓN

Trinidad Santísima, en esencia una, pura, indivisible, Padre, Hijo y Espíritu Santo; único objeto de todo nuestro amor, adoración y culto; yo os adoro, creo y confieso como a Padre reconociéndoos por mi autor. Conservador y origen benéfico de mi ser; como a Hijo, tributándoos las más gratas efusiones de amor y ternura por mi Redentor; como a Espíritu Santo fervorizando mi corazón en castos incendios y anhelando unirlo con Vos, principio inagotable de caridad.

Yo deseo bien sumo, divinidad inefable y unidad incomprensible, incorporar mi voz y mis afectos entre los ardores supremos y cánticos misteriosos de los Querubines y Serafines, para celebrar el Trisagio inmortal con que resuena vuestro Nombre Santo, terrible y adorable por toda la extensión del Empíreo. Yo me anonado a los pies de vuestra Soberana grandeza, que llena de Majestad y de Gloria los inmensos espacios de los Cielos y la esfera de la tierra.Yo me abismo en mi profunda nada y humillado vergonzosamente en la improbidad de mis delitos, todo confundido y aocngojado, me arrepiento y me pesa por haber ofendido a Vuestra Omnipotente y amabilísima Majestad. 

Oh Eterno Padre! Apiadáos de esta criatura vuestra, formada a vuestra imagen y semejanza. Oh Verbo encarnado! rociad con vuestra Sangre esta infeliz alma envilenciada toda con el pecado. Oh Paráclito amoroso! infundid en mi pecho los más activos sentimientos de la contrición para que pueda dignamente alabar vuestra unidad gloriosa e inefable Trinidad, y asú pueda merecer lo que humildemente os pido; y es, la firmeza en mi fe, la integridad de mi Religión, la certeza en mi esperanza, el ardor en la caridad, la remisión de mis pecados, el logro de estas indulgencias, la paz y la tranquilidad de la Iglesia y del Estado, la protección de vuestra clemencia, que me ponga a cubierto de los males y calamidades que nos afligen, la destrucción del cisma, del error y de la herejía; el triunfo contra los enemigos de nuestra fe y religión, la reunión de ellos y de los pecadores al verdadero culto y penitencia; el descanso de las almas del purgatorio, vuestra gracia y bendición. Amén.

HIMNO

Ya el sol ardiente se aparta,
luz perenn en la unidad,
difúndela en nuestros pechos
oh Trinidad inmortal!
En la aurora os alabamos,
a la tarde y entre día,
y pedimos que en los cielos
nuestras voces se repitan,
al Padre y también al Hijo
y a ti espíritu Divino,
alabanzas os sean dadas
por los siglos de los siglos. Amén.

(Tres Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ORACIÓN AL PADRE

Santo y Santísimo Padre Eterno, centro de toda santidad, infinitamente Santo en Vos mismo y limpio de toda la impureza de las criaturas; Santo también en todas vuestras obras, de las cuales ni una hay que no sea perfecta. Haced, oh mi principio y fin mío! Que comprenda bien mi corazón la ceguedad que es el persuadirse, que bajo un Dios tan Santo y tan justo, se puede encontrar feliz el que vive pecador.

Ahora se dice tres veces:

Santo, Santo, Santo Señor Dios de los Ejércitos llenos están los cielos y la tierra de la majestad de vuestra gloria.
(Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ORACIÓN AL HIJO

Santo y Santísimo Hijo de Dios, que nacísteis del entendimiento de vuestro Padre entre los resplandores de los Santos; Santo y perfecto modelo de toda santidad a la cual deben conformarse todos los santos. Haced, oh mi Dios de Sión! Que amando vuestra Santidad con todas las fuerzas de mi espíritu; suspiro sólo por la luz de aquel día en el cual necesitando amaros os amaré cuanto debo.

Ahora se dice tres veces:

Santo, Santo, Santo Señor Dios de los Ejércitos llenos están los cielos y la tierra de la majestad de vuestra gloria.
(Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Santo y Santísimo Espíritu de amor, don del Altísimo, centro de dulzuras y de la felicidad del mismo Dios. Qué atractivo es para un alma el verse en el abismo de vuestra bondad y toda llena de vuestras inefables consolaciones. Oh, si una sóla gota de ellas es tan gustosa, cuánto más será cuando Vos mismo la derraméis como un torrente sin medida y sin reserva, hablándome claramente en el seno de vuestra gloria! Oh, qué belleza! Qué luz!

Ahora se dice tres veces:

Santo, Santo, Santo Señor Dios de los Ejércitos llenos están los cielos y la tierra de la majestad de vuestra gloria.
(Gloria al Padre, un Padrenuestro)

ANTÍFONA

A Vos Dios Padre Ingénito, a Vos Hijo Unigénito, a Vos Espíritu Santo Paráclito, Santa e individua Trinidad, de todo corazón os confesamos, alabamos y bendecimos, a Vos se dé la gloria por infinitos siglos de los siglos. Amén.

V.- Bendigamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R.- Alabémosles y ensalcémosles en todos los siglos. Amén.

ORACIÓN

Señor Dios Uno Y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos, para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo en una deidad por todos los siglos. Amén.

GOZOS

Dios Uno y Trino a quien tanto
Arcángeles, querubines,

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois uno en esencia
Y Trinidad en personas
A cuyos pies sus coronas
Rinden toda inteligencia,
Y porque vuestra presencia
Inspira el gozo y espanto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois padre fecundo
Que gozándoos abeterno
Engendráis un Hijo tierno
Como fue el que vino al mundo
Con respeto el más profundo
Trinando al cielo en su canto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois verbo divino
Semejante, igual al Padre,
Y porque elegísteis Madre
Para encarnar peregrino
Y elevar nuestro destino
Al paraíso del encanto

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois Llama inmortal
Espíritu puro, increado,
Solamente dimanado
De amor paterno y filial,
Consolador del mortal
Que yace anegado en llano.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque vuestra Onmipotencia
De todo el mundo admirada,
Saca seres de la nada,
Y conserva su existencia
Reproduciendo la esencia
De los entes con espanto

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Pues sois esencia infinita
Todo un misterio y arcano,
Un piélago soberano
Que todo lo deposita,
Y porque nada limita
Vuestra luz, Dios Sacrosanto

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois suma bondad,
Amor personalizado,
En dones iagotado
Que perdonáis la maldad,
Y porque en la eternidad,
En vuestro amor gozáis tanto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Porque sois por excelencia
Santo Dios, fuerte inmortal,
Líbranos de todo mal,
Por esta beneficencia
De la divina clemencia,
Que clama nuestro quebranto.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

Dios Uno y Trino a quien tanto
Arcángeles, Querubines.

Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo

ANTÍFONA

Bendita sea la Santa e individua Trinidad que todas las cosas cría y gobierna ahora y siempre, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

V.- Bendigamos al Padre, y al Hijo con el Espíritu Santo.

R.- Alabémosle y ensalcémosle en todos los siglos. Amén.

ORACIÓN

Omnipotente y sempiterno Dios que os dignásteis revelar a vuestros siervos en la confesión de la verdadera fe, la gloria de vuestra eterna Trinidad, y de que adorasen la unidad en vuestra Augusta Majestad, os rogamos, Señor, que por la fimeza de esa misma fe, nos veamos siempre libres de todas las necesidades y peligros por Cristo Nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN

Para implorar la misericordia de Dios en la época presente

Señor, Dios Rey Omnipotente, en vuestras manos están puestas todas las cosas; y si queréis salvar a vuestro pueblo, nadie puede resistir a vuestra voluntad. Vos hicísteis el Cielo y la Tierra y todo cuanto en ella se contiene: Vos sois el dueño de todas las cosas: quién podrá pues resistir a vuestra Majestad? Por tanto, Señor Dios de Abraham, tened misericordia de vuestro pueblo, porque nuestros enemigos quieren perdernos y exterminar vuestra herencia. Así Señor, no desprecieis esta parte que redimísteis con el precio de vuestra sangre. Oíd, Señor, nuestras oraciones, sed favorable a nuestra suerte; levantad el azote de vuestro enojo y haced que nuestro llanto se convierta en alegría, para que viviendo alabemos vuestro Santo Nombre y lo continuemos alabando eternamente. Amén.






0 comentarios:

Publicar un comentario