Escribe la palabra o frase que desees buscar en Santos Y Santas.

Santísima Trinidad

Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Sagrada Familia

Jesús, José y María os doy el corazón y el alma mía.

Sagrado Corazón De Jesús

Sagrado Corazón De Jesús, en vos confío.

Inmaculado Corazón De María

Inmaculado Corazón de María, sed la salvación del alma mía.

Espíritu Santo

Espíritu Santo, ilumíname y santifícame.

martes, 15 de junio de 2021

Rosario Del Espiritu Santo

Rosario Del Espíritu Santo

Rosario Del Espiritu Santo

Credo, Padrenuestro, Gloria y la jaculatoria: 

¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor Jesucristo! Amén                                                    

PRIMER MISTERIO

Honramos al Espíritu Santo y adoremos al amor sustancial que procede del Padre y del Hijo y los une en una Caridad infinita y eterna. 

Decir siete veces: 

-Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles. 

-Y enciende en ellos el fuego de tu amor. 

SEGUNDO MISTERIO

Honramos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque hizo inmaculada a María en su Concepción y la santificó con la plenitud de su gracia. 

Decir siete veces: 

-Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles. 

-Y enciende en ellos el fuego de tu amor. 

TERCER MISTERIO

Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque hizo a la Santísima Virgen Madre del Verbo divino en el Misterio de la Encarnación.

Decir siete veces: 

-Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles. 

-Y enciende en ellos el fuego de tu amor. 

CUARTO MISTERIO 

Honramos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque dio la vida a la Iglesia en el día glorioso de Pentecostés.

Decir siete veces: 

-Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles. 

-Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

QUINTO MISTERIO

Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque reside de una manera permanente en la Iglesia y la asiste, según la promesa divina, hasta la consumación de los siglos.

Decir siete veces: 

-Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles. 

-Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

SEXTO MISTERIO

Honramos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque creó en la Iglesia al nuevo Cristo, que es el sacerdote, y confirmó la plenitud del sacerdocio a sus Obispos.

Decir siete veces: 

-Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles. 

-Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

SÉPTIMO MISTERIO

Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle en la virtud de los santos en la Iglesia, Obra secreta y maravillosa del Santificador Omnipotente.

Decir siete veces: 

-Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles. 

-Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Para terminar:

-Envía tu Espíritu y todo será creado. 

-Y renovarás la faz de la tierra.

OREMOS

Oh. Dios que con la luz del Espíritu Santo enseñas a los fieles la verdad, concédenos conocerla en el mismo Espíritu y gozar siempre de sus consuelos celestiales. Por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea.

PRECES AL ESPÍRITU SANTO EN FORMA DE LETANÍAS

Señor, ten piedad de nosotros. 

Cristo, ten piedad de nosotros. 

Señor ten piedad de nosotros. 

Padre Omnipotente, ten piedad de nosotros. 

Jesús, Hijo eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos. 

Espíritu del Padre y del Hijo y Amor infinito del Uno y del Otro, santifícanos. 

Trinidad Santísima óyenos. 

Respuesta: VEN A NOSOTROS.

Promesa del Padre 

Don de Dios Altísimo 

Rayo de luz celeste 

Fuente de agua viva 

Espíritu de amor y de verdad 

Fuego abrasador 

Autor de todo bien 

Unción espiritual 

Caridad ardiente

Respuesta: VEN A NOSOTROS.

Espíritu de sabiduría 

Espíritu de entendimiento 

Espíritu de consejo y fortaleza 

Espíritu de ciencia y de piedad 

Espíritu de temor del Señor 

Espíritu de gracia y de oración 

Espíritu de paz y de dulzura 

Espíritu de modestia y de inocencia 

Espíritu consolador 

Espíritu santificador 

Espíritu que gobierna la Iglesia 

Espíritu que llenas el universo 

Espíritu de adopción de los hijos de Dios

Respuesta: TE ROGAMOS, ÓYENOS.

Espíritu Santo, imprime en nosotros el horror al pecado 

Espíritu Santo, ven a renovar la faz de la tierra 

Espíritu Santo, derrama tus luces en nuestra inteligencia 

Espíritu Santo, graba tu ley en nuestros corazones 

Espíritu Santo, abrásanos en el fuego de tu amor 

Espíritu Santo, ábrenos el tesoro de tus gracias 

Espíritu Santo, enséñanos a orar como se debe 

Espíritu Santo, ilumínanos con tus inspiraciones celestiales

Respuesta: TE ROGAMOS, ÓYENOS.

Espíritu Santo, concédenos la única ciencia necesaria 

Espíritu Santo, inspíranos la práctica de tus virtudes 

Espíritu Santo, haz que perseveremos en tu justicia 

Espíritu Santo, sé Tú mismo nuestra recompensa 

Espíritu Santo, no permitas que nos separemos de ti por la ilusión material

Cordero de Dios que borras los pecados del mundo

Respuesta: ENVÍANOS TU ESPÍRITU SANTO

Cordero de Dios que borras los pecados del mundo

Respuesta: ENVÍANOS TU ESPÍRITU SANTO.

Cordero de Dios que borras los pecados del mundo

Respuesta: DERRAMA EN NUESTRAS ALMAS LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO.

Cordero de Dios que borras los pecados del mundo

Respuesta: INFÚNDENOS EL ESPÍRITU DE SABIDURÍA Y DEVOCIÓN

Ven ¡Oh Espíritu Santo! llena con tus dones los corazones de tus fieles. 

Respuesta: Y ENCIENDE EN ELLOS EL FUEGO DE TU AMOR.

OREMOS

Señor, que la fortaleza del Espíritu Santo venga en nuestra ayuda para que se digne lavar las manchas de nuestros corazones y protegernos contra nuestros enemigos. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

CONSAGRACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Recibe, ¡Oh Espíritu Santo! la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser que te hago en este día, para que te dignes ser en adelante, en cada uno de los instantes de mi vida y en cada una de mis acciones:Mi Director, Mi Luz, Mi Guía, Mi Fuerza, y todo el amor de mi corazón. Yo me abandono sin reserva a tus operaciones divinas y quiero ser siempre dócil a tus Santas Inspiraciones. Oh Santo Espíritu, dígnate formarme con María, y en María, según el modelo de nuestro Divino Jesús! Gloria al Padre Creador. Gloria al Hijo Redentor. Gloria al Espíritu Santificador. AMAR AL ESPÍRITU SANTO Y HACER QUE SEA AMADO. En nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén.

viernes, 11 de junio de 2021

Calendario Cristiano

Calendario Cristiano - Santos, Santas Y Festividades

Santos Y Santas

Enero 

  1. María Madre De Dios
  2. San Basilio Magno - San Gregorio Nacianceno
  3. San Antero Papa - Santísimo Nombre De Jesús - Santa Genoveva
  4. Santa Ángela De Foligno - San Rigoberto - Santa Isabel Ana Bayley
  5. Santa Emiliana - San Juan Newman - San Simeón Estilita - Santa Genoveva Torres Morales
  6. Reyes Magos - Epifanía Del Señor
  7. San Raimundo De Peñafort
  8. San Severino
  9. Santa Basilisa - San Julián - San Mariano - San Eulogio De Córdoba
  10. San Aldo - San Pedro Orseolo - Beata Sor Ana De Los Ángeles Monteagudo
  11. San Higinio - San Teodosio - Santo Tomás De Cori
  12. San Arcadio - San Bonet - San Juan Probo - Santa Tatiana - San Alfredo
  13. San Hilario - San Salomón
  14. San Félix De Nola - San Sava - Divina Pastora (Madre Del Buen Pastor) - Santa Macrina - San Eufrasio
  15. San Efisio - Santa Ita - San Pablo Ermitaño - Cristo Negro De Esquipulas - Santa Ita - San Mauro - San Arnoldo
  16. San Honorato - San Marcelo - San Ticiano - San Fulgencio - Santos Mártires De Marruecos (Berardo, Otón, Pedro, Acursio y Adyuto)
  17. San Antonio Abad - San Eleusipo - San Espeleusipo - San Mariano - San Meleusipo
  18. Santa Beatriz - San Juan De Rivera - San Leobardo - Santa Priscila (Santa Prisca) - Santa Margarita
  19. San Abaco - San Conrado De Piacenza - San Macario Joven - San Mario - San Wulstan - Santa Marta E Hijos
  20. San Fabián - San Sebastián
  21. Santa Inés - Nuestra Señora De La Altagracia
  22. Beata Laura Vicuña - San Vicente Mártir
  23. San Idelfonso - San Juan El Limosnero - Santa Emericiana
  24. San Francisco De Sales
  25. Conversión De San Pablo
  26. San Timoteo - San Tito
  27. Santa Ángela De Merici
  28. San Tirso - Santo Tomás De Aquino - San Julián De Cuenca
  29. San Gildas El Sabio - San Pedro Nolasco - San Valero - San Afraates
  30. Santa Martina De Roma - San Lesmes - Santa Aldegunda
  31. San Juan Bosco

 

Febrero 

  1. Santa Brígida De Irlanda - Santa Emma - San Raúl - Santa Veridiana
  2. Presentación De Jesús - Virgen De La Candelaria - Virgen De San Juan De Los Lagos
  3. San Blas - San Óscar - Nuestra Señora De Suyapa
  4. San Andrés Corsini - San Juan De Brito - San Gilberto
  5. Santa Ágata - Santa Águeda De Catania - San Felipe De Jesús
  6. San Pablo Miki - Santa Dorotea - San Gastón
  7. San Ricardo Rey - San Teodoro - San Tobías - San Lucas El Joven
  8. San Jerónimo Emiliani - Santa Josefina Bakhita
  9. San Alejandro - San Amberto - Santa Apolonia - San Miguel Febres
  10. San Amancio - Santa Escolástica De Nurcia - San Guillermo
  11. Virgen De Lourdes
  12. Bautismo Del Señor - Santa Eulalia - San Melesio
  13. San Gumersindo - Beato Jordán De Sajonia - San Benigno
  14. San Cirilo - San Metodio
  15. San Ágape - San Claudio - Santa Jovita - San Faustino
  16. San Macario Viejo - San Onésimo - Santa Juliana
  17. Siete Santos Fundadores - San Alejo Falconeri
  18. San Eladio De Toledo
  19. San Barbato - San Gaspar - San Álvaro De Córdoba
  20. San Eleuterio De Tournai - Santa Francisca Javier - San Wufrico - Beata Jacinta Marto
  21. San Fortunado - San Pedro Damián - San Sabino
  22. San Paías
  23. San Policarpo
  24. San Montano
  25. Santa Jacinta - San Tarasio - San Sebastián De Aparicio - Santa Walburga - San Néstor
  26. San Porfirio - Santa Paula Montal
  27. San Gabriel De La Dolorosa - San Baldomero
  28. San Abad - Santa Elvira - San Román De Condat - San Osvaldo
  29. San Dositeo De Palestina

 

Marzo 

  1. San Rogelio - San David - San Rosendo - San Suitberto
  2. San Simplicio
  3. San Celedonio - San Emeterio - San Juan Clímaco
  4. San Casimiro
  5. Santa Olivia - San Adriano
  6. Santa Colette - Santa María De La Providencia - Santa Rosa De Viterbo - San Olegario
  7. Santa Felicidad - San Guadioso - Santa Perpetua
  8. San Juan De Dios - San Quintilino
  9. Santa Francisca Romana - Santa Catalina De Bolonia - San Paciano De Barcelona - San Gregorio De Nisa
  10. San Juan Ogilvie - San Víctor - San Macario
  11. San Constantino - San Engusio
  12. San Abraham - Santa Serafina (Santa Fina) - San Panciano
  13. Santa Eufrasia - San Humberto - San Rodrigo
  14. San Leobino - Santa Matilde
  15. Santa Luisa De Marillac
  16. San Clemente Hofbauer - San Isaac Jogues - San Juan De Brebeufe - San Heriberto De Colonia - San José Gabriel Brochero
  17. San Patricio
  18. San Cirilo De Jerusalén - San Salvador De Horta
  19. San José De Nazaret
  20. San Cutberto - San Daniel - San Serapión De Thmuis - San Martín De Braga
  21. San Filemón - Santa María Francisca - Santa Catalina De Génova - San Nicolás De Flüe
  22. Santa Juana Isabel - San Leo - San Nicolás Owen - San Bienvenido
  23. San Alfonso De Mogrorejo - San Toribio - San José Oriol
  24. San Epigmento - San Óscar Arnulfo Romero - Santa Catalina De Suecia
  25. Anunciación Del Señor - San Dimas
  26. San Braulio - Santa Eugenia - Santa Máxima
  27. San Juan De Egipto - San Ruperto
  28. San Castor - San Enrique Susso - Santa Esperanza - Santa Gudelina - San Prisco
  29. San Bartolo Del Monte Carmelo - San Eustasio
  30. Santa Claudina Thevenet - San Leonardo Murialdo - San Zósimo - San Artemio
  31. San Benjamín - Santa Balbina - Santa Cornelia - San Miguel Pro - San Acacio

 

Abril 

  1. San Venacio - San Melitón
  2. San Francisco De Paula
  3. San Sixto I - San Sixto II - San Sixto III - Santa Irene - San Ricardo Wyche
  4. San Benito De Palermo
  5. San Vicente Ferrer - Santa Catalina Tomás
  6. San Celestino - San Samuel
  7. San Pedro De Verona
  8. San Pompilio - San Quintino - Santa Constanza
  9. San Lorenzo De Irlanda - Santa María De Cleofás - San Hugo - Santa Casilda De Toledo - San Demetrio - San Gauquerio
  10. San Bademo - San Ezequiel
  11. San Estanislao - Santa Gema Galgani
  12. San Zenón De Verona - San Julio - San José Moscati
  13. San Martín Papa - San Hermenegildo
  14. Santa Liduvina - San Lumberto
  15. Santa Micaela - San Telmo - San Damián
  16. San Benito José Labré - Santa Bernardita
  17. Beata María De La Encarnación - San Aniceto
  18. San Galdino - Santa Anastasia
  19. Santa Ema - Santa Inés Demonte - Jesús Misericordioso - San León IX - San Expedito
  20. Santa Inés De Montepulciano
  21. San Anselmo - San Anastasio Sinaíta
  22. San Cayo - Santa María Egipciaca - San Sotero - San Agapito - San Leonidas
  23. San Jorge
  24. San Fidel De Sigmaringa - Santa María Eufrasia - San Eusebio - San Benito Menni
  25. San Marcos Evangelista - San Pedro De San José Betancourt
  26. San Anacleto - San Richario - San Tarcisio - Nuestra Señora Del Buen Consejo - San Isidoro De Sevilla
  27. Santa Zita - Virgen De Montserrat
  28. San Luis María Grignon De Monfort - San Pedro Chanel
  29. Santa Catalina De Siena
  30. San Amador - San Pío Quinto

 

Mayo 

  1. San José Obrero - San Peregrino
  2. San Atanasio - Santa Viborada De Saint Gall
  3. Santa Cruz - San Felipe Apóstol - San Santiago El Menor Apóstol
  4. San Florián
  5. San Antonino - San Eulogio - Ángel De Sicilia - San Pelegrín
  6. Santo Domingo Savio - San Evodio - Santa Benita
  7. San Jeremías - San Flavio - Madre María De San José
  8. San Job - Nuestra Señora De Luján - Virgen De Cuapa - Nuestra Señora De La Divina Gracia - San Acacio Mártir
  9. Santa María Mazzarello - San Pacomio - San Isaías - Santa Casilda
  10. San Juan De Ávila - San Antonio De Florencia
  11. San Evelio - Santa Estela Mártir
  12. San Aquileo - San Pancracio - San Nereo
  13. Virgen De Fátima
  14. San Matías - Nuestra Señora De La Evangelización
  15. San Isidro Labrador - San Juan Bautista De La Salle
  16. San Juan Nepomuceno - San Honorato De Amiens
  17. San Pascual Bailón
  18. San Juan I - San Félix De Cantalicio - Santa Rafaela María Del Sagrado Corazón
  19. San Ivo - Santa María Bernarda
  20. San Bernardino De Siena
  21. Santa Magdalena De Pazzi - Santa Virginia - San Cristóbal De Magallanes
  22. Santa Rita De Casia - Santa Quiteria - Santa Joaquina - Santa Julia
  23. San José Cafasso - San Juan B Rossi - San Desiderio
  24. Ascención Del Señor - María Auxiliadora
  25. San Gregorio VII - Santa Magdalena Sofía Barat - San Beda El Venerable
  26. Santa Mariana De Jesús - San Felipe Neri
  27. San Agustín Canterbury
  28. San Germán De París
  29. San Uldarico - San Maximino - Santa Bona De Pisa
  30. San Fernando - Santa Juana De Arco
  31. Pentecostés - San Cancio - San Canciano - Santa Cancianila

 

Junio 

  1. San Justino Mártir - Virgen De La Luz
  2. San Pedro - San Marcelino - San Erasmo De Formia (San Elmo)
  3. San Carlos Luanga - Santo Ovidio
  4. San Francisco Caracciolo
  5. San Bonifacio
  6. San Norberto - San Marcelino De Champagnat
  7. San Fermín - Santísima Trinidad - Beata Ana De San Bartolomé - San Roberto
  8. San Medardo - María Del Divino Corazón De Jesús
  9. San Efrén De Siria - San Primo - San Feliciano - San José De Anchieta
  10. Santa Ana María Taigi - San Getulio - Santa Olivia De Palermo
  11. San Berbabé Apóstol
  12. San Juan De Sahagún - San Onofre
  13. San Antonio De Padua
  14. Cuerpo Y Sangre De Cristo - San Juan Francisco R. - San Eliseo
  15. San Vito - San Modesto - Santa Crescencia
  16. San Ciriaco - Santa Julita - Santa Lutgarda
  17. San Gregorio Barbarigo - San Ismael
  18. Cristo Sumo Sacerdote - San Ciriaco - Santa Paula - San Armando
  19. Sagrado Corazón De Jesús - San Romualdo - San Gervasio - San Protasio
  20. Inmaculado Corazón De María - Santa Florentina De Cartagena - Santa Benigna
  21. San Luis Gonzaga
  22. San Juan Fisher - San Paulino De Nola - Santo Tomás Moro
  23. Santa Ediltrudis - Santa Alicia
  24. San Juan Bautista
  25. Santa Orosia - Santa Frebonia
  26. San Josemaría Ecrivá - San Pelayo
  27. Nuestra Señora Del Perpetuo Socorro
  28. San Ireneo
  29. San Pablo - San Pedro
  30. Mártires Romanos - San Marcial

 

Santos Y Santas

Julio 

  1. San Damián - San Aarón - Santa Ester
  2. Señor De La Buena Esperanza - San Bernardino - San Otón
  3. Santo Tomás Apóstol
  4. Santa Isabel De Portugal - Nuestra Señora Del Refugio De Pecadores
  5. San Antonio María Zaccaria - San Atanasio De Athos
  6. Santa María Goretti
  7. San Fermín De Amiens
  8. San Adriano
  9. Nuestra Señora De Chiquinquirá - Santa Verónica Giuliani
  10. Santa Amalia
  11. San Benito De Nursia
  12. San Juan Gualberto - Santa Verónica
  13. San Enrique - Virgen María Rosa Mística - Santa Teresa De Los Andes
  14. San Camilo De Lelis - San Francisco Solano
  15. San Buenaventura De Fidanza
  16. Nuestra Señora Del Carmen - Nuestra Señora Del Carmen De Maipú - Virgen De Itatí
  17. San Alejo - Santa Carolina
  18. San Arsenio - San Edmundo - San Arnulfo De Metz - Santa Marina De Las Aguas Santas - San Federico
  19. San Elías - Santa Justa - Santa Rufina
  20. Niño Jesús - Santa Margarita De Antioquía - San Apolinar
  21. San Lorenzo De Brindis
  22. Santa María Magdalena
  23. Santa Brígida De Suecia - San Ezequiel Profeta
  24. Santa Cristina
  25. San Santiago Apóstol - San Cristóbal De Licia
  26. Santa Ana - San Joaquín
  27. Santa Natalia - San Aurelio - San Pantaleón
  28. Santa María Roselló - San Víctor - San Inocencio
  29. Santa Marta De Betania
  30. San Pedro Crisólogo
  31. San Ignacio De Loyola

 

Agosto 

  1. San Alfonso María De Ligorio
  2. San Eusebio De Vercelli - Nuestra Señora De Los Ángeles
  3. Santa Juana De Chantal - Santa Lidia
  4. San Juan Bautista María Vianey
  5. Virgen De Las Nieves - Nuestra Señora De Copacabana
  6. Transfiguración Del Señor - Santo Cristo De La Grita
  7. San Cayetano
  8. San Domingo De Guzmán - San Ciríaco
  9. Santa Teresa Benedicta De La Cruz - Santa Otilia - San Justo - San Pastor
  10. San Lorenzo Mártir
  11. Santa Clara De Asís - Santa Filomena
  12. San Eleazar - San Gustavo - Santa Juana Francisca De Chantal
  13. San Estanislao De Kostka - San Hipólito - San Ponciano
  14. San Maximiliano Kolbe
  15. Asunción De La Virgen María
  16. San Roque - San Esteban Rey
  17. Santa Beatriz Da Silva - San Bonifacio
  18. Santa Helena De Constantinopla
  19. San Ezequiel Moreno - San Juan Eudes
  20. San Bernardo De Claraval
  21. San Pío X - San Bonoso - San Maximiano
  22. Coronación De María Reina
  23. San Felipe Benicio
  24. San Bartolomé Apóstol - San Luis Rey - Santa María Micaela Del Santísimo Sacramento
  25. San Ginés De Arlés - San José De Calasanz
  26. Santa Teresa De Jesús Journet - San Ginés De Roma
  27. Santa Mónica
  28. San Agustín De Hipona
  29. Santa Sabina - Martirio De San Juan Bautista
  30. Santo Tomás De Kempis - Santa Rosa De Lima - Santa Margarita Ward - Santa Tecla Mártir
  31. San Ramón Nonato

 

Septiembre 

  1. San Gil (Egidio Abad) - Nuestra Señora De Los Remedios
  2. San Lucio - San Antolín - San Zenón
  3. San Gregorio Magno - San Marino
  4. Santa Rosalía - Nuestra Señora De La Consolación - San Moisés
  5. Santa Teresa De Calcuta
  6. San Prudencio
  7. San Columbano - Nuestra Señora De La Salud - Santa Regina
  8. Nacimiento De La Virgen María
  9. San Pedro Claver - Virgen Del Valle . Virgen De Aránzazu
  10. San Nicolás Tolentino
  11. Nuestra Señora De Coromoto - San Proto - San Jacinto
  12. Nombre De María - San Leoncio
  13. San Juan Crisóstomo
  14. Señor De Los Milagros - Exaltación De La Santa Cruz
  15. Nuestra Señora De Los Dolores - Santa Catalina De Génova
  16. Nuestra Señora De Las Lajas - San Cornelio - San Cipriano Mártir
  17. San Roberto Belarmino
  18. San José Cupertino - Santa Sofía
  19. San Jenaro
  20. San Pedro De Arbúes - San Andrés Kim - San Eustaquio De Roma
  21. San Mateo Evangelista
  22. San Mauricio El Tebano
  23. San Pío De Pietrelcina
  24. Virgen De Las Mercedes
  25. San Carlos De Sezze - San Sergio
  26. San Cosme - San Damián
  27. San Vicente De Paul
  28. San Wenceslao - Santa Paula
  29. San Gabriel Arcángel - San Miguel Arcángel - San Rafael Arcángel
  30. San Jerónimo

 

Octubre 

  1. Santa Teresita Del Niño Jesús (Teresa De Lisieux)
  2. Santos Ángeles Custodios
  3. San Remigio - San Francisco De Borja
  4. San Francisco De Asís
  5. Santa Faustina
  6. San Bruno - Santa Fe Mártir
  7. Nuestra Señora Del Rosario
  8. San Simeón
  9. San Luis Beltrán - San Dionisio Mártir
  10. Santo Tomás De Villanueva
  11. San Juan XXIII - Santa María Soledad Torres - Nuestra Señora De Begoña
  12. Virgen Del Pilar
  13. San Eduardo
  14. San Calixto I
  15. Santa Teresa De Ávila (Santa Teresa De Jesús) - San Gerardo Maiella - Santa Eduviges
  16. Santa Margarita Alacoque
  17. San Ignacio De Antioquia
  18. San Lucas Evangelista
  19. San Pablo De La Cruz - San Pedro De Alcántara
  20. San Artemio
  21. Santa Laura Montoya - Santa Úrsula - Santa Celia
  22. San Juan Pablo II - Santa Elodia
  23. San Juan Capistrano - San Servando - San Germán
  24. San Antonio María Claret
  25. Santos Macabeos - San Crisanto - Santa Daria - San Crispín - San Crispiano
  26. San Evaristo - Santa Paulina Jaricot
  27. San Dominguito De Val - Santos Mártires De Talavera - María De La Encarnación Rosal
  28. San Judas - San Simón El Cananeo Apóstol
  29. Beato Miguel Rua - San Narciso
  30. San Alonso Rodríguez
  31. San Quintín

 

Noviembre 

  1. Todos Los Santos
  2. Fieles Difuntos
  3. San Martín De Porres
  4. San Carlos Borromeo
  5. San Pedro Celestino - San Zacarías - Santa Isabel - Santa Ángela De La Cruz
  6. San Alejandro - San Leonardo - San Severo De Barcelona
  7. San Teófilo - San Ernesto Confesor
  8. San Godofredo - San Victorino De Petovio
  9. Nuestra Señora De La Almudena
  10. San León Magno - San Andrés Avelino
  11. San Martín De Tours
  12. San Josafat - San Emiliano De La Cogolla
  13. San Diego - San Leandro
  14. San Rufo - San Serapio
  15. San Alberto Magno - Beata María De La Pasión
  16. Santa Margarita De Escocia - Santa Gertrudis
  17. Santa Isabel De Hungría - Santa Victoria - Santa Hilda
  18. San Máximo - Santa Elisa - Santa Elsa
  19. San Ciro - San Odón - Nuestra Señora De La Divina Providencia - San Rafael De San José De Kalinowski
  20. San Félix De Valois - San Octavio - Santa Benigna
  21. Presentación De La Virgen María - Nuestra Señora De La Paz
  22. Santa Cecilia - Cristo Rey
  23. San Clemente
  24. San José Pignatelli
  25. Santa Catalina De Alejandría
  26. San Juan Berchmans
  27. Virgen De La Medalla Milagrosa
  28. Santa Catalina Labouret
  29. San Gregorio Taumaturgo - San Saturnino De Tolosa
  30. San Andrés Apóstol

 

Diciembre

  1. San Eloy - San Eligio - Santa Florencia
  2. Santa Bibiana
  3. San Francisco Javier
  4. Santa Bárbara Mártir - San Juan Damasceno
  5. San Sabas El Santificado
  6. San Nicolás De Bari - San Pedro Pascual
  7. San Ambrosio
  8. Inmaculada Concepción De María - Virgen Desatanudos
  9. San Juan Diego Cuauhtlatoatzin - San Pedro Fourier - Santa Leocadia De Toledo
  10. Virgen De Loreto - Santa Eulalia De Mérida
  11. San Dámaso - Santa María De Las Maravillas De Jesús
  12. Virgen De Guadalupe
  13. Santa Lucía De Siracusa - Santa Odilia
  14. San Juan De La Cruz
  15. Santa María De La Rosa - San Valeriano
  16. Santa Adelaida
  17. San Lázaro Milagroso - Santa Yolanda - San Juan De Mata
  18. San Modesto - Nuestra Señora De La Esperanza - Nuestra Señora De La Expectación
  19. San Urbano - San Anastasio
  20. San Domingo De Silos - San Ceferino
  21. San Pedro Canisio - San Viator
  22. Santa Clotilde - Santa Francisca Javier Cabrini
  23. San Juan Cancio - San Juan De Kety
  24. Nochebuena - Santos Antepasados De Jesús
  25. Natividad Del Señor - Virgen De Atocha
  26. San Esteban
  27. San Juan Evangelista - Sagrada Familia - Santa Fabiola
  28. Santos Inocentes
  29. Santo Tomás Becket
  30. Santa Judith - Santa Anisia
  31. San Silvestre

martes, 8 de junio de 2021

Los Siete Dolores De Nuestra Señora

Los Siete Dolores De Nuestra Señora

Los Siete Dolores De Nuestra Señora

Historia De La Devoción

Siempre los cristianos han aprendido de la Virgen María a amar a Jesucristo. La devoción de los Siete Dolores de la Nuestra Señora surgió por diversas revelaciones privadas.

La Virgen comunicó a Santa Brígida de Suecia (1303-1373) lo siguiente:

"Miro a todos los que viven en el mundo para ver si hay quien se compadezca de Mí y medite mi dolor, mas hallo poquísimos que piensen en mi tribulación y padecimientos. Por eso tú, hija mía, no te olvides de Mí que soy olvidada y menospreciada por muchos. Mira mi dolor e imítame en lo que pudieres. Considera mis angustias y mis lágrimas y duélete de que sean tan pocos los amigos de Dios."

Nuestra Señora prometió que concedería siete gracias a aquellas almas que la honren y acompañen diariamente, rezando siete Ave Marías mientras meditan en sus lágrimas y dolores:

  1. "Yo concederé la paz a sus familias."
  2. "Serán iluminadas en cuanto a los divinos Misterios."
  3. "Yo las consolaré en sus penas y las acompañaré en sus trabajos."
  4. "Les daré cuanto me pidan, con tal de que no se oponga a la adorable voluntad de mi divino Hijo o a la salvación de sus almas."
  5. "Los defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal y las protegeré cada instante de sus vidas."
  6. "Les asistiré visiblemente en el momento de su muerte y verán el rostro de su Madre."
  7. "He conseguido de mi Divino Hijo que todos aquellos que propaguen la devoción a mis lágrimas y dolores, sean llevadas directamente de esta vida terrena a la felicidad eterna, ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo será su consuelo y gozo eterno."

Según San Alfonso María Ligorio, Nuestro Señor reveló a Santa Isabel de Hungría que Él concedería cuatro gracias especiales a los devotos de los dolores de Su Madre Santísima:

  1. Aquellos que antes de su muerte invoquen a la Santísima Madre en nombre de sus dolores, obtendrán una contrición perfecta de todos sus pecados.
  2. Jesús protegerá en sus tribulaciones a todos los que recuerden esta devoción y los protegerá muy especialmente a la hora de su muerte.
  3. Imprimirá en sus mentes el recuerdo de Su Pasión y tendrán su recompensa en el Cielo. 
  4. Encomendará a estas almas devotas en manos de María, a fin de que les obtenga todas las gracias que quiera derramar en ellas.

Meditar los siete Dolores de Nuestra Madre Santísima es una manera de compartir los sufrimientos  más hondos de la vida de María en la tierra.

La fiesta de Nuestra Señora de los Dolores se celebra el 15 de septiembre, al día siguiente de la Exaltación de la Santa Cruz. Al pie de la Cruz, donde una espada de dolor atravesó el corazón de María, Jesús nos entregó a Su Madre como Madre nuestra poco antes de morir. En respuesta a esta demostración suprema de Su amor por nosotros, digamos cada día de nuestras vidas: "Sí, Ella es mi Madre. Jesús, yo la recibo y Te pido que me prestes Tu Corazón para amar a María como Tú la amas."

Rosario De Los Siete Dolores


Se reza un Padrenuestro y siete Ave Marías por cada dolor de la Virgen. Al mismo tiempo le pedimos que nos ayude a entender el mal que hemos cometido y nos lleve a un verdadero arrepentimiento. Al unir nuestros dolores a los de María, tal como Ella unió Sus dolores a los de su Hijo, participamos en la redención de nuestros pecados y los del mundo entero.

Acto De Contrición

Señor mío, Jesucristo, me arrepiento profundamente de todos mis pecados. Humildemente suplico Tu perdón y por medio de Tu gracia, concédeme ser verdaderamente merecedor de Tu amor, por los méritos de Tu Pasión y Tu muerte y por los dolores de Tu Madre Santísima. Amén.


Primer Dolor - La Profecía De Simeón

"Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.» Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción - ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! - a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.»" (Lucas 2,22-35)

Qué grande fue el impacto en el Corazón de María, cuando oyó las tristes palabras con las que Simeón le profetizó la amarga Pasión y muerte de su dulce Jesús. Querida Madre, obtén para mí un auténtico arrepentimiento por mis pecados.


Padrenuestro, siete Avemarías, Gloria al Padre


Segundo Dolor - La Huida A Egipto

"Después que ellos se retiraron, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle.» Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliera el oráculo del Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo." (Mateo 2,13-15)

Considera el agudo dolor que María sintió cuando ella y José tuvieron que huir repentinamente de noche, a fin de salvar a su querido Hijo de la matanza decretada por Herodes. Cuánta angustia la de María, cuántas fueron sus privaciones durante tan largo viaje. Cuántos sufrimientos experimentó Ella en la tierra del exilio. Madre Dolorosa, alcánzame la gracia de perseverar en la confianza y el abandono a Dios, aún en los momentos más difíciles de mi vida.


Padrenuestro, siete Avemarías, Gloria al Padre


Tercer Dolor - El Niño Perdido En El Templo

"Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo su padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca. Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.»  El les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio." (Lucas 2,41-50)

Qué angustioso fue el dolor de María cuando se percató de que había perdido a su querido Hijo. Llena de preocupación y fatiga, regresó con José a Jerusalén. Durante tres largos días buscaron a Jesús, hasta que lo encontraron en el templo. Madre querida, cuando el pecado me lleve a perder a Jesús, ayúdame a encontrarlo de nuevo a través del Sacramento de la Reconciliación.


Padrenuestro, siete Avemarías, Gloria al Padre


Cuarto Dolor - María Se Encuentra Con Jesús Camino Al Calvario

Jesús con la cruz a cuestas, se encuentra con su Madre, traspasada el alma por una espada de dolor. Unidos están en un mismo dolor el corazón de Jesús y el de María. He aquí los dos corazones que tanto han amado a los hombres y nada han escatimado por ellos. Oh corazones sacratísimos de Jesús y de María, concededme la gracia de conoceros, amaros e imitaros siempre mejor. Tomad entero mi corazón, a fin de que sea siempre vuestro. (IV Estación Del Via Crucis)

Acércate, querido cristiano, ven y ve si puedes soportar tan triste escena. Esta Madre, tan dulce y amorosa, se encuentra con su Hijo en medio de quienes lo arrastran a tan cruel muerte. Consideren el tremendo dolor que sintieron cuando sus ojos se encontraron - el dolor de la Madre bendita que intentaba dar apoyo a su Hijo. María, yo también quiero acompañar a Jesús en Su Pasión, ayúdame a reconocerlo en mis hermanos y hermanas que sufren.


Padrenuestro, siete Avemarías, Gloria al Padre


Quinto Dolor - Jesús Muere En La Cruz

"Y Él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama Gólgota, y allí le crucificaron y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. Pilato redactó también una inscripción y la puso sobre la cruz. Lo escrito era: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos.» Esta inscripción la leyeron muchos judíos, porque el lugar donde había sido crucificado Jesús estaba cerca de la ciudad; y estaba escrita en hebreo, latín y griego. Los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: «No escribas: "El Rey de los judíos", sino: "Este ha dicho: Yo soy Rey de los judíos".» Pilato respondió: «Lo que he escrito, lo he escrito.» Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos, con los que hicieron cuatro lotes, un lote para cada soldado, y la túnica. La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arriba abajo. Por eso se dijeron: «No la rompamos; sino echemos a suertes a ver a quién le toca.» Para que se cumpliera la Escritura: Se han repartido mis vestidos, han echado a suertes mi túnica. Y esto es lo que hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa. Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dice: «Tengo sed.» Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a una rama de hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca. Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: «Todo está cumplido.» E inclinando la cabeza entregó el espíritu. Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado - porque aquel sábado era muy solemne - rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él. Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua. El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis. Y todo esto sucedió para que se cumpliera la Escritura: No se le quebrará hueso alguno. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron. Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo. Fue también Nicodemo - aquel que anteriormente había ido a verle de noche - con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras." (Lucas 19,17-39)

Contempla los dos sacrificios en el Calvario - uno, el cuerpo de Jesús; el otro, el corazón de María. Triste es el espectáculo de la Madre del Redentor viendo a su querido Hijo cruelmente clavado en la cruz. Ella permaneció al pie de la cruz y oyó a su Hijo prometerle el cielo a un ladrón y perdonar a Sus enemigos. Sus últimas palabras dirigidas a Ella fueron: "Madre, he ahí a tu hijo." Y a nosotros nos dijo en Juan: "Hijo, he ahí a tu Madre." María, yo te acepto como mi Madre y quiero recordar siempre que Tú nunca le fallas a tus hijos.


Padrenuestro, siete Avemarías, Gloria al Padre


Sexto Dolor - María Recibe El Cuerpo de Jesús Al Ser Bajado De La Cruz

"Y ya al atardecer, como era la Preparación, es decir, la víspera del sábado, vino José de Arimatea, miembro respetable del Consejo, que esperaba también el Reino de Dios, y tuvo la valentía de entrar donde Pilato y pedirle el cuerpo de Jesús. Se extrañó Pilato de que ya estuviese muerto y, llamando al centurión, le preguntó si había muerto hacía tiempo. Informado por el centurión, concedió el cuerpo a José, quien, comprando una sábana, lo descolgó de la cruz, lo envolvió en la sábana y lo puso en un sepulcro que estaba excavado en roca; luego, hizo rodar una piedra sobre la entrada del sepulcro." (Marcos 15,42-46)

Considera el amargo dolor que sintió el Corazón de María cuando el cuerpo de su querido Jesús fue bajado de la cruz y colocado en su regazo. Oh, Madre Dolorosa, nuestros corazones se estremecen al ver tanta aflicción. Haz que permanezcamos fieles a Jesús hasta el último instante de nuestras vidas.


Padrenuestro, siete Avemarías, Gloria al Padre


Séptimo Dolor - Jesús Es Colocado En El Sepulcro

"Después de esto, José de Arimatea se presentó a Pilato. Era discípulo de Jesús, pero no lo decía por miedo a los judíos. Pidió a Pilato la autorización para retirar el cuerpo de Jesús y Pilato se la concedió. Fue y retiró el cuerpo. También fue Nicodemo, el que había ido de noche a ver a Jesús, llevando unas cien libras de mirra perfumada y áloe. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con los aromas, según la costumbre de enterrar de los judíos. En el lugar donde había sido crucificado Jesús había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie todavía había sido enterrado. Como el sepulcro estaba muy cerca y debían respetar el Día de la Preparación de los judíos, enterraron allí a Jesús." (Juan 19,38-42)

¡Oh Madre, tan afligida! Ya que en la persona del apóstol San Juan nos acogiste como a tus hijos al pie de la cruz y ello a costa de dolores tan acerbos, intercede por nosotros y alcánzanos las gracias que te pedimos en esta oración. Alcánzanos, sobre todo, oh Madre tierna y compasiva, la gracia de vivir y perseverar siempre en el servicio de tu Hijo amadísimo, a fin de que merezcamos alabarlo eternamente en el cielo.


Padrenuestro, siete Avemarías, Gloria al Padre


Oración Final

Oh Doloroso e Inmaculado Corazón de María, morada de pureza y santidad, cubre mi alma con tu protección maternal a fin de que siendo siempre fiel a la voz de Jesús, responda a Su amor y obedezca Su divina voluntad. Quiero, Madre mía, vivir íntimamente unido a tu Corazón que está totalmente unido al Corazón de tu Divino Hijo. Átame a tu Corazón y al Corazón de Jesús con tus virtudes y dolores. Protégeme siempre. Amén.

sábado, 24 de abril de 2021

Novena A Jesus Nazareno De Portobelo

Novena A Jesús Nazareno De Portobelo

Novena A Jesus Nazareno De Portobelo


Día Primero | Día Segundo | Día Tercero | Día Cuarto | Día Quinto | Día Sexto | Día Séptimo | Día Octavo | Día Noveno

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios Nuestro...

Acto De Contrición (para todos los días)

Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre, Redentor mío, por ser vos quien sois, bondad infinita y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido, también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta, para el perdón de mis pecados. Amén.

Oración Para Todos Los Días


Dulcísimo Redentor de nuestras almas, Jesús Nazareno, llenos de confianza nos postramos de rodillas delante de tu altar para contemplar de cerca la hermosura de tu rostro, oscurecido y afeado con la sangre que brotaba hilo a hilo de tu perforada sien y dolorida cabeza.

Nuestros pecados, Señor, han puesto sobre tus hombros esa pesada cruz; pero ya los detestamos de corazón y estamos resueltos a emprender un tenor de vida enteramente conforme a tu santa Ley. Concédenos la gracia que otorgaste en vida al Cireneo de seguir valeroso tus pasos, para que, siendo partícipes en la tierra de las afrentas y humillaciones de tu cruz, lo seamos también de tu beatitud y gloria en el cielo. Así sea.

Día Primero


Jesús Sentenciado A Muerte


Flaqueó por fin, el ánimo del presidente Pilato, y después de inútiles tentativas para librar a Jesús de la muerte, atropelló la justicia de su causa entregándolo al furor de sus implacables enemigos.

Pronunciada por el inicuo juez aquella frase infame "Irás a la Cruz" (Mc 15,15), que también ansiosamente habían esperado los judíos, y vestido ya de su túnica propia para ser más conocido de las gentes, resonó vibrante el clarín pregonando por los aires con alegría el triunfo de la sinagoga contra Jesús. Gritos de júbilo se oyeron entonces por todas partes: aclamaciones de regocijo y entusiasmo brotaron de todos los pechos de la plebe, soliviantada por los doctores y escribas del Sanedrín, que impacientes aguardaban en las puertas del Pretorio para apoderarse de su víctima odiada, que ya traía sobre sus desgarradas espaldas el infamante y pesado madero. No espero el divino Salvador a que los verdugos pusieran sobre sus hombros la cruz, sino que Él mismo se abrazó a ella con amor y alegría inmensa.

Lejos de escandalizarte de la Cruz del Señor como los gentiles, reconoce en ella, oh, alma cristiana, el misterio profundo de la sabiduría divina, que quiso hacer de la misma arma de su victoria, el centro de su reino, el tribunal de su clemencia y la llave del cielo. En el calvario de la vida todos cargamos una astillita de la cruz: de la Cruz del Salvador las almas inocentes, de la del buen ladrón las almas arrepentidas y la del ladrón impenitente los réprobos y condenados. ¿Cuál prefieres para ti? ¿Cuál es tu conducta en la adversidad, en las enfermedades, en la pobreza?

Peticiones


Pidamos ahora las gracias que se desean obtener en esta Novena.

Para conseguir estas gracias rezaremos tres Padrenuestros, con las siguientes súplicas:

Oh encanto de nuestras almas, Jesús Nazareno, por la corona de espinas que con inaudita crueldad ciñeron los judíos a tus divinas sienes, respondiendo a sus insultos y blasfemias con el paciente silencio del mansísimo Cordero.

Concédenos un perdón pleno de nuestros pecados de pensamiento, causa de tus más acerbos dolores y haz que nuestra memoria se ocupe en recordar tu misericordia para con los pecadores arrepentidos.

Padrenuestro...

Oh poderosísimo imán de nuestros corazones, Jesús Nazareno, por los cordeles y sogas con que los verdugos aprisionaron despiadadamente tu bendito cuerpo, compadécete de las almas descarriadas, que, roto el suave yugo de tu Ley, gimen arrojadas en la humillante esclavitud de sus vicios y pasiones.

Padrenuestro...

Oh finísimo amador de los hombres, Jesús Nazareno, por la pesada cruz que cargaste sobre tus hombros, camino del Calvario, santificándola con el contacto de tu sangre divina, recibe el homenaje de nuestros corazones agradecidos que te repiten sin cesar: "Te adoramos Jesús Nazareno y te bendecimos, porque con tu santa cruz redimiste al mundo".

Padrenuestro...

Oración Final


Omnipotente y sempiterno Dios, que a tu Unigénito Hijo lo constituiste Redentor del mundo, te rogamos que nos concedas venerar de tal suerte el precio de nuestra redención y a ser defendidos por su virtud de todos los males de la presente vida, para que podamos gozar perpetuamente de su fruto en el cielo. Amén.

*** Ir Arriba ***

Día Segundo


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.


Jesús Nazareno Camino Del Calvario


Imposible expresar con palabras el sufrimiento que laceró a Jesús en su alma divina y en su cuerpo sacratísimo de belleza infinita, mientras pálido, desvanecido y ensangrentado marchaba por la Vía del Calvario, que la piedad de mil generaciones ha bautizado con el nombre por excelencia de Vía Dolorosa, para significar la más terrible y alta expresión del sufrimiento en ella experimentado por el Salvador.

La devoción cristiana que sufre con Jesús no pudo olvidar aquel drama de sangre del trayecto de la cruz de Cristo, y perpetuó este aspecto de su Pasión Santísima con el ejercicio del Via Crucis, popularizado y extendido hoy por todo el mundo. Muchos son, alma piadosa, los que ansían visitar los lugares santos de Jerusalén para robustecer su piedad sobre las huellas mismas de Jesús de que están llenos los caminos de Palestina. Si no te es posible formar parte de las peregrinaciones que se organizan para visitar el país del Redentor, tienes muy a tu alcance el merecer lo que aquellos fervorosos peregrinos con solo meditar devotamente la Pasión de Jesús, recorriendo en el templo, las estaciones del Via Crucis. Jesús Nazareno caminando hacia el Calvario, he ahí el mejor argumento de tu oración y meditación en la santa Misa y en tus visitas al templo.

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

Día Tercero


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.

Jesús Encuentra A Su Santísima Madre


Casi en los precisos momentos en que los satélites de Satanás obligaban al Redentor a levantarse de su primera caída y deliberaban acerca del partido que debía tomarse, se desarrolla una escena conmovedora en extremo, uno de los cuadros más patéticos y tiernos de la tragedia santísima de la Pasión: escena tan dolorosa, cuatro tan triste que la humanidad no ha podido contemplar sin lágrimas en los ojos y su angustia en el corazón. Abriéndose paso entre el gentío, la Virgen desolada, víctima de dolor intenso, se abalanzó hacia su Hijo, y pálida y silenciosa, se encontró frente por frente de Jesús. ¡Qué espectáculo tan desgarrador y doloroso se ofreció a sus ojos maternos y a su corazón de Madre tiernísima!

Considera aquí, alma cristiana, como asociada la Virgen María a la obra de nuestra Redención, no rehuyó jamás el cáliz de la amargura, que debía apurar hasta las heces para semejarse al divino modelo y conquistar entre los discípulos de Jesús un lugar preeminente en su calidad de Corredentora. Al meditar los dolores de Jesús, recuerda las muchas aflicciones, que por tu amor, soportó el corazón de la Virgen y pídele a tan tierna Madre que ruegue por ti ahora y en la hora de tu muerte para que no se malogre en ti el fruto de la Redención.

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

Día Cuarto


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.

Jesús Ayudado Por El Cireneo


Era tan en extremo alarmante la debilidad y desfallecimiento de Jesús que los mismos crueles verdugos, temerosos de que falleciera antes de vencer la penosa ascensión al Calvario, decidieron aliviarle la pesada carga, obligando a un hombre extranjero que por allí pasaba, a que compartiese con Él la fatigosa tarea de conducir el pesado leño del suplicio. Acababa de entrar casualmente por la puerta de Damasco un hombre de Cirene, llamado Simón, que venía de labrar sus tierras y que en aquel momento aciago se encontró con la triste comitiva y fue obligado a detenerse para ayudar a llevar la cruz al Salvador.

Grande sería la vergüenza que experimentó en aquella ocasión este discípulo improvisado del celeste Maestro; pero así como fue el primero en cumplir a la letra el consejo de perfección dado por Jesús a los suyos "el que no toma su cruz y me sigue no puede ser mi discípulo" (Mt 10,38).

Ahora Jesús Nazareno hace partícipe de sus triunfos y de sus glorias al dichosísimo Simón. La misma gloria te tocará a ti, alma cristiana, si caminas valientemente sobre las huellas de tu Salvador, despreciando las burlas de aquellos a quienes el apóstol Pablo llama enemigos de la cruz de Jesucristo.

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

Día Quinto


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.

La Santa Faz De Jesús Nazareno


Caminaba el Salvador con el alma lacerada por los dardos de insultos y oprobios, que a su rostro lanzaban las viperinas lenguas de la chusma, mientras que las gotas de sudor, que cubrían su cuerpo, y la sangre copiosa que brotaba de las heridas de su cabeza caían sobre sus ojos y rostro, velándole la vista. Entre tanto todos los corazones parecían cerrados a la compasión de Jesús en aquella triste mañana, mientras que, lento y fatigado, subía en dirección al Calvario. A su lado, no descubría mirada alguna compasiva que le prestase alivio. Mas, he aquí que una mujer piadosa, oyendo el infernal clamoreo, salió a las puertas de su casa, se quitó el velo que cubría su cabeza y enjugo con él el rostro del Salvador. Agradeció Jesús el gesto de la devota mujer, dejando impresa su Santa Faz en los tres pliegues del lienzo de la Verónica.

Dios premia las acciones de sus fieles servidores y premiará también las tuyas conforme lo tiene jurado en su Evangelio al decir que ni un vaso de agua fresca, dado por el amor de Él, quedará sin recompensa. No solo las acciones heroicas, brillantes a los ojos del mundo serán objeto de premio y galardón; hasta los más pequeños y ocultos sacrificios que por Dios hagas te serán remunerados.

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

Día Sexto


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.

Jesús Consuela A Las Mujeres De Jerusalén


A pocos pasos de la puerta Judiciaria, un grupo de mujeres piadosas, haciendo caso omiso del precepto del Talmud, que prohibía mostrar compasión o simpatía por un condenado a muerte, rinden tributo de amor y conmiseración a Jesús, llorando a gritos y manifestándole públicamente su dolor por la extrema crueldad con la que era tratado. "Y le seguían, (Lc 23,27) una gran multitud del pueblo y de las mujeres, las cuales lo plañían y lo lloraban". Jesús olvidando sus sufrimientos propios y conmovido por su dolor, les tendió una mirada triste y afectuosa a la vez, e interrumpiendo por ellas el misterioso silencio que había conservado desde sus últimas palabras dirigidas a Pilato en el pretorio, les dice: "Hijas de Jerusalén, no lloréis por Mí, llorad más bien por vosotras mismas y por vuestros hijos... porque si en el árbol verse se hace esto, ¿en el seco qué se hará?" (Lc 23,28).

No prohíbe el Salvador en estas palabras que lloremos su Pasión, ni rechaza las lágrimas de afectuosa compasión que tanto agradecería en medio de sus tormentos. Quiero, sí, que lloremos nuestros pecados, que sí irritan a la justicia divina, pues solo puede ser aplacada con la sangre de este inocentísimo Cordero.

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

Día Séptimo


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.

Las Tres Caídas Del Salvador


Caído y casi exánime contemplaron por tres veces los verdugos del Señor sin que su corazón despiadado se conmoviera a la vista de tanta abyección y humildad.

Veían que no podía más su víctima, y no obstante redoblaban en ella sus furores, cebaban sus venganzas y descargaban sobre su llagado cuerpo nuevos y crueles golpes, tratamientos indignos de la más refinada barbarie.

Las desgarradoras agonías del huerto de Getsemaní se le renovaron en estas triples caídas, al representársele en el alma con todos sus detalles la sangrienta tragedia que iba en breve a desarrollarse sobre la cima del Calvario. Esta angustia mortal, unida al peso de la cruz, le hizo desfallecer y caer en tierra por tres veces.

Considera, oh cristiano, que las caídas repetidas del alma en pecado mortal son un presagio funestísimo de su caída irreparable en el fuego sempiterno. Si es humano incurrir en faltas inevitables a la humana fragilidad, es propio de réprobos el permanecer de asiento en el pecado.

¿Cómo vives? Cuando tienes la desgracia de cometer algún pecado grave, ¿acudes solícito al sacramento de confesión para borrar tu culpa y devolver al alma la amistad con Dios?

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

Día Octavo


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.

Jesús Nazareno Rey De Los Judíos


Uno de los soldados romanos llevaba la tablilla en la cual Pilato había escrito la causa de la condenación de Jesús a muerte de Cruz: "Jesús Nazareno Rey de los Judíos". No bien fue colocado el "título" sobre la cruz, muchos de los judíos leyeron la inscripción que estaba escrita en hebreo, en griego y en latín. La estupefacción fue general.

Los doctores y los príncipes sacerdotes se ofendieron. Furiosos de cólera, fueron al palacio del Presidente diciéndole: "No escribas rey de los judíos; sino que él ha dicho: Yo soy el Rey de los Judíos", Pilato respondió: "Lo escrito, escrito está".

Aunque Jesús estaba en el colmo de su humillación y supremo abandono, muy pronto el Eterno Padre dio a conocer la realeza de su divino Hijo. "Oh Señor, exclamó con acento suplicante el buen ladrón, acuérdate de mí cuando estés en tu reino". Esta frase que revela gran fe en aquel criminal arrepentido, arrancó de los labios de Jesús esta promesa consoladora: "En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso". (Lc 23,43)

Si deseas que tu destino final sea semejante al de este ladrón afortunado, reconoce a Jesús por tu supremo Rey y síguelo denodadamente, aunque sea por caminos espinosos.

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

Día Noveno


Por la señal de la Santa Cruz...

Acto de Contrición y Oración para todos los días.

Jesús De Nazareno Rey De Portobelo


Amabilísimo Jesús, al terminar esta Novena de desagravios, que nuestros antepasados ofrecieron por Voto Público y solemne de toda la ciudad de Portobelo, queremos renovar en tu presencia soberana aquel voto, prometiéndote igual amor e idéntica fidelidad a nuestros voluntarios compromisos.

Y, pues, para remedio de nuestras aflicciones te quedaste de prodigiosa manera en nuestra ciudad, distinguiéndola siempre con manifestaciones milagrosas, obradas por tu infinito poder, perdona, Señor, perdona nuestras ingratitudes pasadas y no permitas jamás que te falten adoradores en este templo de tu predilección, desde donde repartes copiosamente los tesoros de tus misericordias.

Bendice, dulcísimo Jesús Nazareno, nuestros hogares, nuestros campos, nuestros mares y sobre todo, reina sobre nuestro pueblo.

Peticiones y Oración final.

*** Ir Arriba ***

sábado, 13 de marzo de 2021

Novena A Los Santos Angeles Custodios

Novena A Los Santos Ángeles Custodios

Novena A Los Santos Angeles Custodios

Por la señal de la Santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de Contrición


¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón de haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno.
Ayudado de vuestra divina gracia
propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén. 

Oración (para todos los días)

A Vos, santo Ángel de mi Guarda, acudo hoy en busca de especial favor. Habiéndote puesto Dios por custodio y protector mío, nadie como Vos conoce la miseria y las necesidades de mi alma y los afectos de mi corazón. Vos sabéis el deseo que tengo de salvarme, de amar a Dios y de santificarme; mas, ¡ay!, también sabéis mi inconstancia y lo mucho que he ofendido a Dios con mis faltas y pecados. Vos, que sois para mí el guía más seguro, el amigo más fiel, el maestro más sabio, el defensor más poderoso y el corazón más amante y compasivo, alcanzadme de Dios la gracia suprema de amarle y servirle fielmente en esta vida y poseerle eternamente en la gloria.

Y ahora os ofrezco humildemente los pequeños obsequios de esta Novena, para que también me alcancéis las gracias especiales que en ella os pido, si no son contrarias a la gloria de Dios y al bien de mi alma. Así sea.

Día Primero

¡Oh buen Ángel custodio! Ayudadme a dar gracias al Altísimo por haberse dignado destinaros para mi guarda.

Os pido que por intercesión de María, me alcancéis de Dios un fervoroso espíritu y la práctica de una oración constante para agradecer a Dios todos sus beneficios, y especialmente el de teneros por celestial custodio mío.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Oración A La Santísima Trinidad


Para obtener de Dios las gracias que esperamos, ¡oh buen Ángel de la Guarda!, en unión vuestra y de todos los otros Ángeles del cielo, y por mediación de la Virgen Maria, Madre de Dios y Madre nuestra, saludo ahora a la Trinidad Santísima con el Trisagio angélico, diciendo de todo corazón:

Santo. Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están los cielos y la tierra de vuestra gloria. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo.  

Rezar al Padre Eterno: Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están los cielos y la tierra de vuestra gloria. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. 

Rezar al Hijo Unigénito: Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están los cielos y la tierra de vuestra gloria. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. 

Rezar al Espíritu Santo:  Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Ángel de mi Guarda

Ángel de Dios,
que eres mi custodio,
pues la bondad divina me ha
encomendado a ti, ilumíname,
dirígeme, guárdame.
Amén.

Ángel de mi Guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Ni vivir, ni morir en pecado mortal. Jesús en la vida, Jesús en la muerte, Jesús para siempre. Amén.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Día Segundo 

¡Oh Príncipe celestial!, dignaos obtenerme el perdón de todas las ofensas que he hecho a Dios y a Vos, despreciando vuestras amenazas y vuestros consejos.

Os pido que, por intercesión de María, me alcancéis de Dios un verdadero dolor de los pecados, que me obtenga el perdón de todas las faltas y caídas de la vida pasada.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Tercero

¡Oh mi Tutor amoroso!, infundid en mi alma un profundo respeto hacia Vos, de tal manera que jamás tenga el atrevimiento de hacer cosa alguna que os desagrade.

Os pido que, por intercesión de María, me alcancéis de Dios el recuerdo de la presencia divina y el respeto a vuestra presencia continua, las cuales han de guardarme del pecado.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Cuarto 

¡Oh Médico compasivo!, enseñadme el remedio y dadme el auxilio para curar mis malos hábitos y tantas miserias como oprimen mi alma.

Os pido que, por intercesión de Maria, me alcancéis de Dios un verdadero espíritu de mortificación, con el cual domine mis malas pasiones y la sensualidad, y obtenga la paz y la libertad de espíritu, juntamente con las demás virtudes.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Quinto 

¡Oh, mi Guía fiel!, alcanzadme fuerza para vencer todos los obstáculos que se encuentren en el camino de la existencia y para sufrir pacientemente las tribulaciones de esta miserable vida.

Os pido que, por intercesión de María, me alcancéis de Dios una verdadera paciencia y conformidad en todas las contrariedades y penas de la vida que Dios pueda permitir para mi santificación.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Sexto 

¡Oh Intercesor eficaz cerca de Dios!, alcanzadme la gracia de seguir prontamente vuestras santas inspiraciones y de conformar, en todo y para siempre, mi voluntad a la de Dios.

Os pido que, por la intercesión de María, me alcancéis de Dios una obediencia absoluta a todos mis superiores, la cual me santifique por el cumplimiento de la voluntad divina en ella manifestada.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Séptimo 

¡Oh Espíritu purísimo, encendido todo en amor de Dios!, alcanzadme este fuego divino, y al mismo tiempo una verdadera devoción a vuestra augusta Reina y buena Madre mía, la Virgen Santísima.

Os pido que, por intercesión de María, me obtengáis de Dios la caridad perfecta y la devoción a María, que sean para mi fuente abundantísima de méritos, camino segurísimo de salvación y el más dulce consuelo en la hora de la muerte.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Octavo 

¡Oh invencible Protector!, asistidme a fin de corresponder dignamente a vuestro amor y a vuestros beneficios, y para trabajar con todas las fuerzas en promover vuestro culto y vuestra devoción.

Igualmente os pido que, por intercesión de Maria, me alcancéis de Dios un celo fervoroso para la práctica del bien y una fervorosa devoción angélica, que sean mi propia santificación y la del prójimo.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Noveno

¡Oh bienaventurado ministro del Altísimo!, alcanzadme de su misericordia infinita que llegue yo a ocupar un día uno de los tronos que dejaron vacíos los ángeles rebeldes.

Os pido que, por intercesión de Maria, me obtengáis de Dios la gracia de una santa muerte, confortada con los Santos Sacramentos, que me abra las puertas de la gloria eterna.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

viernes, 12 de marzo de 2021

Novena A San Jose

Novena A San José

Novena A San Jose

Por la señal, de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Nuestro. En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración (para todos los días)


Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos, a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos. Concédenos además la gracia especial que te pedimos cada uno en esta novena.

Pídase con fervor y confianza la gracia que se desea obtener.

Día Primero

Prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias

Oh benignísimo Jesús así como consolaste a tu padre amado en las perplejidades e incertidumbres que tuvo, dudando si abandonar a tu Santísima Madre su esposa, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José nos concedas mucha prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias de nuestra vida, para que siempre acertemos con tu santísima voluntad.

Oración Final (para todos los días)


Oh custodio y padre de Vírgenes San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes María; por estas dos queridísimas prendas Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María
os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María
asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María
con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Antífona

Tenía el mismo Jesús, al empezar su vida pública, cerca de treinta años, hijo, según se pensaba de José.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración Final

Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, pues le veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Día Segundo

Llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado en la pobreza y desamparo de Belén, con tu nacimiento, y con los cánticos de los Ángeles y visitas de los pastores, así también te suplicamos humildemente por intercesión de San José, que nos concedas llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo en esta vida, y que alegres nuestro espíritu con tu presencia y tu gracia, y la esperanza de la gloria.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Tercero

Amor y respeto al santísimo nombre de Jesús

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu amado padre en el doloroso misterio de la Circuncisión, recibiendo de él el dulce nombre de Jesús, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, nos concedas pronunciar siempre con amor y respeto tu santísimo nombre, llevarlo en el corazón, honrarlo en la vida, y profesar con obras y palabras que tú fuiste nuestro Salvador y Jesús.

Continuar con la Oración Final para todos los días. 

Día Cuarto

Ser de aquellos para quienes tú sirves

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado de la pena que le causó la profecía de Simeón, mostrándole el innumerable coro de los Santos, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José que nos concedas la gracia de ser de aquellos para quienes tú sirves, no de ruina, sino de resurrección, y que correspondamos fielmente a tu gracia para que vayamos a tu gloria.

Continuar con la Oración Final para todos los días. 

Día Quinto

Libres de los que quieren dañar nuestras almas

Oh benignísimo Jesús, así como tu amado padre te condujo de Belén a Egipto para librarte del tirano Herodes, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos libres de los que quieren dañar nuestras almas o nuestros cuerpos, nos des fortaleza y salvación en nuestras persecuciones, y en medio del destierro de esta vida nos protejas hasta que volemos a la patria.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Sexto

Sustento espiritual de tu gracia

Oh benignísimo Jesús así como tu padre amado te sustentó en Nazaret, y en cambio tú le premiaste en tu santísima compañía tantos años, con tu doctrina y tu dulce conversación, así te rogamos humildemente, por intercesión de San José nos concedas el sustento espiritual de tu gracia, y de tu santa comunión, y que vivamos santa y modestamente, como tú en Nazaret.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Séptimo

Nunca dejar de hacer tu voluntad

Oh benignísimo Jesús, así como por seguir la voluntad de tu padre celestial permitiste que tu amado padre en la tierra padeciese el vehementísimo dolor de perderte por tres días, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que antes queramos perder todas las cosas y disgustar a cualquier amigo, que dejar de hacer tu voluntad; que jamás te perdamos a ti por el pecado mortal, o que si por desgracia te perdiésemos te hallemos mediante una buena confesión.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Octavo

Muerte semejante a la tuya

Oh benignísimo Jesús, que en la hora de su muerte consolaste a tu glorioso padre, asistiendo juntamente con tu Madre su esposa a su última agonía, te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos concedas una muerte semejante a la suya asistido de tu bondad, de tu Santísima Madre y del mismo glorioso Patriarca protector de los moribundos, pronunciando al morir vuestros santísimos nombres, Jesús, María y José.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Noveno

Ser verdaderos y sinceros católicos

Oh benignísimo Jesús, así como has elegido por medio de tu Vicario en la tierra a tu amado padre para protector de tu Santa Iglesia Católica, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José, nos concedas el que seamos verdaderos y sinceros católicos, que profesemos sin error la fe católica, que vivamos sin miedo una vida digna de la fe que profesamos, y que jamás puedan los enemigos ni aterrarnos con persecuciones, ni con engaños seducirnos y apartamos de la única y verdadera religión que es la Católica.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

jueves, 11 de marzo de 2021

Novena A San Benito Abad

Novena A San Benito Abad

Novena A San Benito Abad

 

Oración Preparatoria (para todos los días)


Te saludamos con filial afecto, oh glorioso Padre San Benito, obrador de maravillas, cooperador de Cristo en la obra de salvación de las almas. ¡Oh Patriarca de los monjes! Mira desde el cielo la viña que plantó tu mano. Multiplica el número de tus hijos y santifícalos. Protege de un modo especial a cuantos nos ponemos con filial cariño bajo tu amparo y filial protección. Ruega por los enfermos, por los tentados, por los afligidos, por los pobres y por nosotros que te somos devotos. Alcánzanos a todos una muerte tranquila y santa como la tuya. Aparta de nosotros en aquella hora suprema las acechanzas del enemigo, y aliéntanos con tu dulce presencia. Ahora consíguenos, por favor, la gracia especial que te pedimos en esta novena...

Día Primero

Que desde tu infancia reconociste la vanidad del mundo y únicamente deseaste los bienes eternos

¡Oh glorioso San Benito, que desde tu infancia reconociste la vanidad del mundo y únicamente deseaste los bienes eternos! Alcánzanos un vivo deseo del cielo y que recordemos frecuentemente a Dios, nuestro último fin, y hacia Él ordenemos toda nuestra vida para que en todo Él sea glorificado. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Oración final (para todos los días)


¡Oh glorioso San Benito, que desde el cielo eres padre piadoso para nosotros tus devotos! Tu gran poder ante Dios se reconoce hoy, más que nunca, gracias a la medalla que viene honrada con tu nombre, por la multitud de prodigios y favores que por su medio Dios nos ofrece. Ruega por todos los que acudimos a ti. Alcánzanos del Señor, todas las gracias que nos son necesarias durante esta vida y especialmente la gracia por la cual hacemos esta novena. San Benito, ruega por nosotros.

Concluir con un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Día Segundo

Humilde de corazón que supiste desdeñar las alabanzas de los hombres

¡Oh glorioso San Benito, humilde de corazón, que supiste desdeñar las alabanzas de los hombres! Alcánzanos la humildad, tú que amaste a Dios sobre todas las cosas y le entregaste sin reservas tu corazón, consíguenos también el amor de Dios. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Tercero

Que desde el cielo eres padre piadoso para nosotros tus devotos

¡Oh glorioso San Benito, que consagraste tus labios a la oración y cantaste noche y día las alabanzas divinas! Alcánzanos el espíritu de oración. Tú, que cual lirio entre espinas, guardaste una castidad angelical por medio de la humildad, de la vigilancia continua, de la oración y de la mortificación de los sentidos, consíguenos el don de la pureza. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Cuarto

Que venciste al demonio y triunfaste de sus engaños

¡Oh glorioso San Benito que venciste al demonio y triunfaste de sus engaños! Alcánzanos la gracia de resistir sus sugestiones y de huir de toda ocasión de pecado. Tú que enseñando una vida austera, de renuncia y trabajo, aborreciste la ociosidad, inspíranos amor al trabajo y a la abnegación de nosotros mismos para seguir a Cristo. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Quinto

Que amaste el silencio y no abriste la boca jamás a palabras ligeras e impuras

¡Oh glorioso San Benito, que amaste el silencio, y no abriste la boca jamás a palabras ligeras e impuras, a quejas, murmuraciones, y a juicios contra el amor al prójimo! Alcánzanos la gracia de no decir jamás palabras impuras y contra la caridad, a perdonar y guardar nuestra lengua de todo pecado. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Sexto

Que fuiste blanco de persecuciones y guardaste la paz de tu alma por medio de la dulzura de la paciencia

¡Oh glorioso San Benito, que fuiste blanco de persecuciones y guardaste la paz de tu alma por medio de la dulzura de la paciencia! Alcánzanos el don de la paciencia y la gracia de perdonar las ofensas, tú que perdonaste a los que atentaron contra tu vida y te expulsaron de tu país, y que misericordiosamente pediste al Señor les perdonara, llorando su ceguera y terrible fin. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Séptimo

Que animado por un ardiente celo instruiste a los ignorantes, socorriste a los pobres

¡Oh glorioso San Benito, que animado por un ardiente celo para asistir al prójimo en sus necesidades, instruiste a los ignorantes, socorriste a los pobres, curaste a los enfermos, resucitaste a los muertos, libraste a los cautivos del demonio y de sus pasiones, consolaste a los afligidos y convertiste a los pecadores! Consíguenos la gracia de amar al prójimo y de hacer con él las obras de misericordia. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Octavo

Que inundaste de consuelo el corazón de tu hermana Santa Escolástica llenándolo del amor de Dios

¡Oh glorioso San Benito, que inundaste de consuelo el corazón de tu hermana Santa Escolástica, llenándolo del amor de Dios y de las bienaventuranzas del cielo! Concédenos la gracia de santificar nuestros afectos más queridos. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Noveno

Cuya alma en tu dichosa muerte, fue elevada al cielo en medio de ángeles y santos

¡Oh glorioso San Benito, cuya alma en tu dichosa muerte, fue elevada al cielo en medio de ángeles y santos, siendo consolados tus discípulos por la revelación de tu gloria! Concédenos del Señor, la gracia de la perseverancia final, de una buena muerte y de tu asistencia e intercesión en nuestro último día. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.