Escribe la palabra o frase que desees buscar en Santos Y Santas.

Santísima Trinidad

Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Sagrada Familia

Jesús, José y María os doy el corazón y el alma mía.

Sagrado Corazón De Jesús

Sagrado Corazón De Jesús, en vos confío.

Inmaculado Corazón De María

Inmaculado Corazón de María, sed la salvación del alma mía.

Espíritu Santo

Espíritu Santo, ilumíname y santifícame.

sábado, 13 de marzo de 2021

Novena A Los Santos Angeles Custodios

Novena A Los Santos Ángeles Custodios

Novena A Los Santos Angeles Custodios

Por la señal de la Santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de Contrición


¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón de haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno.
Ayudado de vuestra divina gracia
propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén. 

Oración (para todos los días)

A Vos, santo Ángel de mi Guarda, acudo hoy en busca de especial favor. Habiéndote puesto Dios por custodio y protector mío, nadie como Vos conoce la miseria y las necesidades de mi alma y los afectos de mi corazón. Vos sabéis el deseo que tengo de salvarme, de amar a Dios y de santificarme; mas, ¡ay!, también sabéis mi inconstancia y lo mucho que he ofendido a Dios con mis faltas y pecados. Vos, que sois para mí el guía más seguro, el amigo más fiel, el maestro más sabio, el defensor más poderoso y el corazón más amante y compasivo, alcanzadme de Dios la gracia suprema de amarle y servirle fielmente en esta vida y poseerle eternamente en la gloria.

Y ahora os ofrezco humildemente los pequeños obsequios de esta Novena, para que también me alcancéis las gracias especiales que en ella os pido, si no son contrarias a la gloria de Dios y al bien de mi alma. Así sea.

Día Primero

¡Oh buen Ángel custodio! Ayudadme a dar gracias al Altísimo por haberse dignado destinaros para mi guarda.

Os pido que por intercesión de María, me alcancéis de Dios un fervoroso espíritu y la práctica de una oración constante para agradecer a Dios todos sus beneficios, y especialmente el de teneros por celestial custodio mío.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Oración A La Santísima Trinidad


Para obtener de Dios las gracias que esperamos, ¡oh buen Ángel de la Guarda!, en unión vuestra y de todos los otros Ángeles del cielo, y por mediación de la Virgen Maria, Madre de Dios y Madre nuestra, saludo ahora a la Trinidad Santísima con el Trisagio angélico, diciendo de todo corazón:

Santo. Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están los cielos y la tierra de vuestra gloria. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo.  

Rezar al Padre Eterno: Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están los cielos y la tierra de vuestra gloria. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. 

Rezar al Hijo Unigénito: Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están los cielos y la tierra de vuestra gloria. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. 

Rezar al Espíritu Santo:  Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Ángel de mi Guarda

Ángel de Dios,
que eres mi custodio,
pues la bondad divina me ha
encomendado a ti, ilumíname,
dirígeme, guárdame.
Amén.

Ángel de mi Guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Ni vivir, ni morir en pecado mortal. Jesús en la vida, Jesús en la muerte, Jesús para siempre. Amén.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Día Segundo 

¡Oh Príncipe celestial!, dignaos obtenerme el perdón de todas las ofensas que he hecho a Dios y a Vos, despreciando vuestras amenazas y vuestros consejos.

Os pido que, por intercesión de María, me alcancéis de Dios un verdadero dolor de los pecados, que me obtenga el perdón de todas las faltas y caídas de la vida pasada.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Tercero

¡Oh mi Tutor amoroso!, infundid en mi alma un profundo respeto hacia Vos, de tal manera que jamás tenga el atrevimiento de hacer cosa alguna que os desagrade.

Os pido que, por intercesión de María, me alcancéis de Dios el recuerdo de la presencia divina y el respeto a vuestra presencia continua, las cuales han de guardarme del pecado.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Cuarto 

¡Oh Médico compasivo!, enseñadme el remedio y dadme el auxilio para curar mis malos hábitos y tantas miserias como oprimen mi alma.

Os pido que, por intercesión de Maria, me alcancéis de Dios un verdadero espíritu de mortificación, con el cual domine mis malas pasiones y la sensualidad, y obtenga la paz y la libertad de espíritu, juntamente con las demás virtudes.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Quinto 

¡Oh, mi Guía fiel!, alcanzadme fuerza para vencer todos los obstáculos que se encuentren en el camino de la existencia y para sufrir pacientemente las tribulaciones de esta miserable vida.

Os pido que, por intercesión de María, me alcancéis de Dios una verdadera paciencia y conformidad en todas las contrariedades y penas de la vida que Dios pueda permitir para mi santificación.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Sexto 

¡Oh Intercesor eficaz cerca de Dios!, alcanzadme la gracia de seguir prontamente vuestras santas inspiraciones y de conformar, en todo y para siempre, mi voluntad a la de Dios.

Os pido que, por la intercesión de María, me alcancéis de Dios una obediencia absoluta a todos mis superiores, la cual me santifique por el cumplimiento de la voluntad divina en ella manifestada.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Séptimo 

¡Oh Espíritu purísimo, encendido todo en amor de Dios!, alcanzadme este fuego divino, y al mismo tiempo una verdadera devoción a vuestra augusta Reina y buena Madre mía, la Virgen Santísima.

Os pido que, por intercesión de María, me obtengáis de Dios la caridad perfecta y la devoción a María, que sean para mi fuente abundantísima de méritos, camino segurísimo de salvación y el más dulce consuelo en la hora de la muerte.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Octavo 

¡Oh invencible Protector!, asistidme a fin de corresponder dignamente a vuestro amor y a vuestros beneficios, y para trabajar con todas las fuerzas en promover vuestro culto y vuestra devoción.

Igualmente os pido que, por intercesión de Maria, me alcancéis de Dios un celo fervoroso para la práctica del bien y una fervorosa devoción angélica, que sean mi propia santificación y la del prójimo.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

Día Noveno

¡Oh bienaventurado ministro del Altísimo!, alcanzadme de su misericordia infinita que llegue yo a ocupar un día uno de los tronos que dejaron vacíos los ángeles rebeldes.

Os pido que, por intercesión de Maria, me obtengáis de Dios la gracia de una santa muerte, confortada con los Santos Sacramentos, que me abra las puertas de la gloria eterna.

(Se dicen las intenciones de la novena)

Todo lo demás como el Día Primero.

viernes, 12 de marzo de 2021

Novena A San Jose

Novena A San José

Novena A San Jose

Por la señal, de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Nuestro. En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración (para todos los días)


Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos, a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos. Concédenos además la gracia especial que te pedimos cada uno en esta novena.

Pídase con fervor y confianza la gracia que se desea obtener.

Día Primero

Prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias

Oh benignísimo Jesús así como consolaste a tu padre amado en las perplejidades e incertidumbres que tuvo, dudando si abandonar a tu Santísima Madre su esposa, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José nos concedas mucha prudencia y acierto en todos los casos dudosos y angustias de nuestra vida, para que siempre acertemos con tu santísima voluntad.

Oración Final (para todos los días)


Oh custodio y padre de Vírgenes San José a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia de Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes María; por estas dos queridísimas prendas Jesús y María, te ruego y suplico me alcances, que preservado yo de toda impureza, sirva siempre castísimamente con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.

Jesús, José y María
os doy mi corazón y el alma mía.

Jesús, José y María
asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María
con Vos descanse en paz el alma mía.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Antífona

Tenía el mismo Jesús, al empezar su vida pública, cerca de treinta años, hijo, según se pensaba de José.

V. San José, ruega por nosotros.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

Oración Final

Oh Dios que con inefable providencia te dignaste escoger al bienaventurado José por Esposo de tu Madre Santísima; concédenos que, pues le veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle como protector en los cielos. Oh Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Día Segundo

Llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado en la pobreza y desamparo de Belén, con tu nacimiento, y con los cánticos de los Ángeles y visitas de los pastores, así también te suplicamos humildemente por intercesión de San José, que nos concedas llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo en esta vida, y que alegres nuestro espíritu con tu presencia y tu gracia, y la esperanza de la gloria.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Tercero

Amor y respeto al santísimo nombre de Jesús

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu amado padre en el doloroso misterio de la Circuncisión, recibiendo de él el dulce nombre de Jesús, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, nos concedas pronunciar siempre con amor y respeto tu santísimo nombre, llevarlo en el corazón, honrarlo en la vida, y profesar con obras y palabras que tú fuiste nuestro Salvador y Jesús.

Continuar con la Oración Final para todos los días. 

Día Cuarto

Ser de aquellos para quienes tú sirves

Oh benignísimo Jesús, así como consolaste a tu padre amado de la pena que le causó la profecía de Simeón, mostrándole el innumerable coro de los Santos, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José que nos concedas la gracia de ser de aquellos para quienes tú sirves, no de ruina, sino de resurrección, y que correspondamos fielmente a tu gracia para que vayamos a tu gloria.

Continuar con la Oración Final para todos los días. 

Día Quinto

Libres de los que quieren dañar nuestras almas

Oh benignísimo Jesús, así como tu amado padre te condujo de Belén a Egipto para librarte del tirano Herodes, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos libres de los que quieren dañar nuestras almas o nuestros cuerpos, nos des fortaleza y salvación en nuestras persecuciones, y en medio del destierro de esta vida nos protejas hasta que volemos a la patria.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Sexto

Sustento espiritual de tu gracia

Oh benignísimo Jesús así como tu padre amado te sustentó en Nazaret, y en cambio tú le premiaste en tu santísima compañía tantos años, con tu doctrina y tu dulce conversación, así te rogamos humildemente, por intercesión de San José nos concedas el sustento espiritual de tu gracia, y de tu santa comunión, y que vivamos santa y modestamente, como tú en Nazaret.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Séptimo

Nunca dejar de hacer tu voluntad

Oh benignísimo Jesús, así como por seguir la voluntad de tu padre celestial permitiste que tu amado padre en la tierra padeciese el vehementísimo dolor de perderte por tres días, así te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que antes queramos perder todas las cosas y disgustar a cualquier amigo, que dejar de hacer tu voluntad; que jamás te perdamos a ti por el pecado mortal, o que si por desgracia te perdiésemos te hallemos mediante una buena confesión.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Octavo

Muerte semejante a la tuya

Oh benignísimo Jesús, que en la hora de su muerte consolaste a tu glorioso padre, asistiendo juntamente con tu Madre su esposa a su última agonía, te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos concedas una muerte semejante a la suya asistido de tu bondad, de tu Santísima Madre y del mismo glorioso Patriarca protector de los moribundos, pronunciando al morir vuestros santísimos nombres, Jesús, María y José.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

Día Noveno

Ser verdaderos y sinceros católicos

Oh benignísimo Jesús, así como has elegido por medio de tu Vicario en la tierra a tu amado padre para protector de tu Santa Iglesia Católica, así te suplicamos humildemente por intercesión de San José, nos concedas el que seamos verdaderos y sinceros católicos, que profesemos sin error la fe católica, que vivamos sin miedo una vida digna de la fe que profesamos, y que jamás puedan los enemigos ni aterrarnos con persecuciones, ni con engaños seducirnos y apartamos de la única y verdadera religión que es la Católica.

Continuar con la Oración Final para todos los días.

jueves, 11 de marzo de 2021

Novena A San Benito Abad

Novena A San Benito Abad

Novena A San Benito Abad

 

Oración Preparatoria (para todos los días)


Te saludamos con filial afecto, oh glorioso Padre San Benito, obrador de maravillas, cooperador de Cristo en la obra de salvación de las almas. ¡Oh Patriarca de los monjes! Mira desde el cielo la viña que plantó tu mano. Multiplica el número de tus hijos y santifícalos. Protege de un modo especial a cuantos nos ponemos con filial cariño bajo tu amparo y filial protección. Ruega por los enfermos, por los tentados, por los afligidos, por los pobres y por nosotros que te somos devotos. Alcánzanos a todos una muerte tranquila y santa como la tuya. Aparta de nosotros en aquella hora suprema las acechanzas del enemigo, y aliéntanos con tu dulce presencia. Ahora consíguenos, por favor, la gracia especial que te pedimos en esta novena...

Día Primero

Que desde tu infancia reconociste la vanidad del mundo y únicamente deseaste los bienes eternos

¡Oh glorioso San Benito, que desde tu infancia reconociste la vanidad del mundo y únicamente deseaste los bienes eternos! Alcánzanos un vivo deseo del cielo y que recordemos frecuentemente a Dios, nuestro último fin, y hacia Él ordenemos toda nuestra vida para que en todo Él sea glorificado. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Oración final (para todos los días)


¡Oh glorioso San Benito, que desde el cielo eres padre piadoso para nosotros tus devotos! Tu gran poder ante Dios se reconoce hoy, más que nunca, gracias a la medalla que viene honrada con tu nombre, por la multitud de prodigios y favores que por su medio Dios nos ofrece. Ruega por todos los que acudimos a ti. Alcánzanos del Señor, todas las gracias que nos son necesarias durante esta vida y especialmente la gracia por la cual hacemos esta novena. San Benito, ruega por nosotros.

Concluir con un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Día Segundo

Humilde de corazón que supiste desdeñar las alabanzas de los hombres

¡Oh glorioso San Benito, humilde de corazón, que supiste desdeñar las alabanzas de los hombres! Alcánzanos la humildad, tú que amaste a Dios sobre todas las cosas y le entregaste sin reservas tu corazón, consíguenos también el amor de Dios. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Tercero

Que desde el cielo eres padre piadoso para nosotros tus devotos

¡Oh glorioso San Benito, que consagraste tus labios a la oración y cantaste noche y día las alabanzas divinas! Alcánzanos el espíritu de oración. Tú, que cual lirio entre espinas, guardaste una castidad angelical por medio de la humildad, de la vigilancia continua, de la oración y de la mortificación de los sentidos, consíguenos el don de la pureza. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Cuarto

Que venciste al demonio y triunfaste de sus engaños

¡Oh glorioso San Benito que venciste al demonio y triunfaste de sus engaños! Alcánzanos la gracia de resistir sus sugestiones y de huir de toda ocasión de pecado. Tú que enseñando una vida austera, de renuncia y trabajo, aborreciste la ociosidad, inspíranos amor al trabajo y a la abnegación de nosotros mismos para seguir a Cristo. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Quinto

Que amaste el silencio y no abriste la boca jamás a palabras ligeras e impuras

¡Oh glorioso San Benito, que amaste el silencio, y no abriste la boca jamás a palabras ligeras e impuras, a quejas, murmuraciones, y a juicios contra el amor al prójimo! Alcánzanos la gracia de no decir jamás palabras impuras y contra la caridad, a perdonar y guardar nuestra lengua de todo pecado. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Sexto

Que fuiste blanco de persecuciones y guardaste la paz de tu alma por medio de la dulzura de la paciencia

¡Oh glorioso San Benito, que fuiste blanco de persecuciones y guardaste la paz de tu alma por medio de la dulzura de la paciencia! Alcánzanos el don de la paciencia y la gracia de perdonar las ofensas, tú que perdonaste a los que atentaron contra tu vida y te expulsaron de tu país, y que misericordiosamente pediste al Señor les perdonara, llorando su ceguera y terrible fin. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Séptimo

Que animado por un ardiente celo instruiste a los ignorantes, socorriste a los pobres

¡Oh glorioso San Benito, que animado por un ardiente celo para asistir al prójimo en sus necesidades, instruiste a los ignorantes, socorriste a los pobres, curaste a los enfermos, resucitaste a los muertos, libraste a los cautivos del demonio y de sus pasiones, consolaste a los afligidos y convertiste a los pecadores! Consíguenos la gracia de amar al prójimo y de hacer con él las obras de misericordia. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Octavo

Que inundaste de consuelo el corazón de tu hermana Santa Escolástica llenándolo del amor de Dios

¡Oh glorioso San Benito, que inundaste de consuelo el corazón de tu hermana Santa Escolástica, llenándolo del amor de Dios y de las bienaventuranzas del cielo! Concédenos la gracia de santificar nuestros afectos más queridos. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

Día Noveno

Cuya alma en tu dichosa muerte, fue elevada al cielo en medio de ángeles y santos

¡Oh glorioso San Benito, cuya alma en tu dichosa muerte, fue elevada al cielo en medio de ángeles y santos, siendo consolados tus discípulos por la revelación de tu gloria! Concédenos del Señor, la gracia de la perseverancia final, de una buena muerte y de tu asistencia e intercesión en nuestro último día. San Benito, ruega por nosotros. 

Tres Avemarías. Concluir con la oración final.

miércoles, 10 de marzo de 2021

Novena a la Santisima y Vera Cruz de Caravaca

 Novena A La Santísima Y Vera Cruz De Caravaca

Novena A La Santisima Y Vera Cruz De Caravaca

 
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo...

Invocación Al Espíritu Santo - Secuencia De Misa De Pentecostés (para todos los días)

Ven, Espíritu divino, 
manda tu luz desde el cielo.

Don, en tus dones espléndido;
Luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.

Descanso de nuestro esfuerzo
tregua en el duro trabajo
brisa en las horas de fuego
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.

Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento

Riega la tierra en sequía
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo
doma el espíritu indómito
guía al que tuerce el sendero.

Antífona De La Misa De La Exaltación De La Cruz (para todos los días)

Nosotros hemos de gloriarnos en la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, en Él está nuestra salvación, vida y resurrección; Él nos ha salvado y liberado.
 

Oración

Señor Dios, nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo muerto en la Cruz, concédenos te rogamos, a quienes hemos conocido en la tierra este misterio alcanzar un día en tu reino los premios de la redención por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Invocación Por Medio De La Santa Cruz (para todos los días)

Oh Dios, que por medio de Jesucristo, el Señor, nos manifestaste tu amor y misericordia y que por el símbolo de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca inspiras y ayudas a buscar el camino y acercamiento hacia Ti, te pedimos que escuches nuestra sincera oración y nos ayudes a mantener nuestra fe y a experimentar en nuestra vida la salvación que nos viene por la cruz.
Novena a la Santisima y Vera Cruz de Caravaca
 

Día Primero 

Lectura De La Carta Del Apóstol San Pablo A Los Gálatas - La Gloria De La Cruz

Hermanos: Yo, Pablo para la Ley estoy muerto, porque la ley me ha dado muerte; pero así vivo para Dios. Estoy crucificado con Cristo, vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí. Y mientras vivo en esta carne, vivo de la fe en el Hijo de Dios que me amó hasta entregarse por mí. Yo no anulo la gracia de Dios. Pero si la justificación fuera efecto de la ley, la muerte de Cristo sería inútil

Cristo nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose por nosotros en maldito; porque dice la Escritura “Maldito todo el que cuelga de un árbol”. Esto sucedió para que, por medio de Jesucristo, la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, y por la fe recibiéramos al Espíritu prometido.

Versículo

Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte.
 

Salmo

Señor, dueño nuestro
qué admirable es tu nombre
en toda la tierra

Ensalzaste tu Majestad sobre los cielos
de la boca de los niños de pecho
has sacado una alabanza contra tus enemigos
para reprimir al adversario y al rebelde

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado
¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él
el ser humano para darle poder?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles
lo coronaste de gloria y dignidad
le diste el mando sobre las obras de tus manos
todo lo sometiste bajo sus pies

Rebaños de ovejas y toros
y hasta las bestias del campo
las aves del cielo los peces del mar
que trazan sendas por el mar

Señor, dueño nuestro
qué admirable es tu nombre
en toda la tierra 
 

Himno

Oh, Cruz fiel, árbol único en nobleza
Jamás el bosque dio mejor tributo
En hoja, en flor y en fruto
Dulces clavos, dulce árbol donde la Vida empieza
Con un peso tan dulce en su corteza

Cantemos la nobleza de esta guerra
El triunfo de la sangre y del madero
Y un Redentor, que en trance de Cordero
Sacrificado en Cruz, salvó la tierra
Y así dijo el Señor; vuelva la Vida
Y que Amor redima la condena
La gracia está en el fondo de la pena
Y la salud naciendo de la herida

Oh, plenitud del tiempo consumando
Del seno de Dios Padre en que vivía
Ved la Palabra entrando por María
En el misterio mismo del pecado

¿Quién vio en más estrechez gloria más plena
y a Dios como al menor de los humanos?
Llorando en el pesebre, pies y manos
Le faja una doncella nazarena

En plenitud de vida y de sendero
Dio el paso hacia la muerte porque Él quiso
Mirad de par el paraíso
Abierto por la fuerza de un Cordero

Vinagre y sed la boca, apenas gime
Y al golpe de los clavos y la lanza
Un mar de sangre fluye inunda, avanza
Por tierra, mar y cielo y los redime

Dulces, clavos, Dulce árbol donde la Vida empieza
Con un peso tan dulce en su corteza

Tú solo entre los árboles, crecido
Para tender a Cristo en tu regazo
Tú el arca que nos salva, tú el abrazo
De Dios con los verdugos del Ungido
Al Dios de los designios de la historia
Que es Padre, Hijo y Espíritu alabanza
Al que en la Cruz devuelve la esperanza
De toda salvación honor y gloria

Antífona (para todos los días)

El Santo nombre del Señor ha sido ensalzado en la cruz sobre el cielo y la tierra. Aleluya.
 

Peticiones

Oremos a Dios, Padre de la misericordia, que nos conceda su perdón y derrame su Espíritu en nosotros.

Dame, Señor, tu Espíritu

Para que cure nuestras heridas

Dame, Señor, tu Espíritu

Para que rompa nuestras cadenas

Dame, Señor, tu Espíritu

Para que consuele nuestras tristezas

Dame, Señor, tu Espíritu


Para que conforte nuestra debilidad

Dame, Señor, tu Espíritu

Para que nos llene de su amor

Dame, Señor, tu Espíritu

Para que encienda nuestra esperanza

Dame, Señor, tu Espíritu 

Oremos

Danos, Señor, tu Espíritu, que nos remueve y nos prepare para participar de los méritos de la muerte y resurrección de Cristo Nuestro Señor, Amén. 

Llenos de alegría por ser hijos de Dios. Podemos decir con confianza la oración que el mismo Señor nos enseñó. Padrenuestro...

Invoquemos también a Maria, la Madre de Jesús, mediadora universal de todas las gracias. Avemaría...
 

Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz (para todos los días)

Oh Dios en quien vivimos nos movemos y existimos; concédenos la lluvia necesaria, para que, ayudados con los bienes de la tierra, podamos aspirar confiadamente a los bienes del cielo. Te lo pedimos por medio de la Santísima Cruz símbolo de Nuestro Señor Jesucristo, Amén.

Dios todopoderoso y eterno, que nos purificas con el castigo y nos salvas con el perdón, responde a nuestras súplicas concediéndonos un tiempo sereno, y danos la gracia de emplear tus dones para alabar tu nombre y para nuestra salvación. Te lo pedimos por medio de la Santísima Cruz símbolo de Nuestro Señor Jesucristo, Amén.


Oh, Dios a quien obedecen todos los elementos del universo, serena la furia de las tempestades para que la amenaza del poder desatado se convierta en motivo de alabanza a tu nombre.

Te lo pedimos por medio de la Santísima Cruz símbolo de nuestro Señor Jesucristo, Amén


Bendice, Señor, a tu pueblo, 
para que la tierra
generosa y fecunda por tu bendición
dé abundancia de frutos
que nos permitan dedicarnos con gozo
a la alabanza de tu nombre
te lo pedimos por medio de la Santísima Cruz
símbolo de nuestro Señor Jesucristo, Amén.
 

Oración Final (para todos los días)

A ti Señor, que por medio de la muerte en Cruz de Jesucristo nuestro Señor nos diste la Salvación, te pedimos que el signo de la Santísima y Vera Cruz, símbolo de tu amor y acercamiento a nosotros, sea nuestra ayuda en la debilidad, aliento en la dificultad alegría en nuestro trabajo y garantía de tu presencia en nuestra vida y en el mundo. Amén.

Bendigamos al Señor, 
Demos gracias a Dios.

Recitar el Credo.
 

Día Segundo 

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.  

Lectura De La Carta Del Apóstol San Pablo A Los Filipenses


Cristo a pesar de su condición divina no hizo alarde de su categoría de Dios y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos, y así, actuando como un hombre cualquiera se rebajó hasta someterse incluso a la muerte y una muerte en la cruz.

Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el “Nombre sobre todo nombre” de modo que la nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para Gloria de Dios Padre.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte.

Salmo


Tus palabra Señor son Espíritu y vida

La Ley del Señor es perfecta y descanso del alma
El precepto del Señor es fiel
E instruye al ignorante

Los mandatos del Señor son rectos
Y alegran el corazón
La norma del Señor es límpida
Y eternamente justa

Que te agraden las palabras de mi boca
Y llegue a tu presencia

El meditar de mi corazón

Señor, roca mía, redentor mío

Himno


Conoces Señor mi debilidad
Sabes que me hundo fácilmente
Que me acobardo enseguida ante las dificultades
Que me vence la tentación

Sabes también que son muchos los enemigos
Son fuertes y seductores

Pero tú eres mi roca de refugio
Siempre he confiado en Ti

Desde niño confiaba en ti
Desde el vientre de mi madre
Sintonizando con ella, me apoyaba en ti

Nunca me has abandonado
Siempre he sentido tu mano amiga
Fuerte, liberadora
Siempre me he visto protegido
Por tu sombra, tu mirada
Siempre he sentido la fuerza de tu Espíritu

Por eso contaré tu auxilio. Dios mío
Y cantaré tus maravillas
Siempre repetiré que todo, todo
Es obra de tu gran misericordia
 
Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final.

Día Tercero 

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.   

Lectura De La Carta A Los Hebreos


Cristo en los días de su vida mortal, a gritos y con lagrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado.

Él a pesar de ser hijo, aprendió, sufriendo a obedecer. Y llevando a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen, en autor de salvación eterna, proclamado por dios, Sumo Sacerdote.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte.

Salmo


Sed fuertes y valientes de corazón
Los que esperáis en el Señor
Sed fuertes y valientes de corazón
Los que esperáis en el Señor

Qué bondad tan grande, Señor
Reservas para tus fieles
Y concedes a los que a ti se acogen
A la vista de todos

En el asilo de tu presencia los escondes
De las conjuras humanas
Los ocultas en tu tabernáculo
Frente a las lenguas pendencieras

Bendito el Señor que ha hecho por mí
Prodigios de misericordia en la ciudad amurallada

Yo decía en mi ansiedad
Me has arrojado de tu vista
Pero Tú escuchaste mi voz suplicante
Cuando yo te gritaba

Amad al Señor, fieles suyos
El Señor guarda a los leales
Y paga con creces a los soberbios

Himno


Él Señor se acerco a mí
Y me llamó por mi nombre
Su presencia y su palabra
me envolvían
y yo me sentía más pobre

Pero ¿Por qué me visitas, Dios mío?

¿Por qué a mí, el más miserable?

¿Por qué te has fijado en mí?
Pasa de largo, te ruego
Que hay muchos mejores que yo

O déjame por ahora
Quizá más tarde, otro día
Y temblaba
Por la presencia, por la exigencia
Por lo que tendría que hacer o dejar de hacer

Pero Él se acerco más
Me penetraba
Y repetía mi nombre una vez y otra

Soy Yo, me decía no temas

Y cada vez que hablaba
Cada palabra suya

Era como un mar de dicha que entraba en mí
Como un fuego que me transformaba
Como un viento liberador
Que se llevaba todos los miedos

Ahora, temblaba, pero de emoción y con lágrimas
Ya no importa mi pequeñez y pecado
Por Él estaba ahí y me hablaba

Y, así, me puse en sus manos
Incondicionalmente: Aquí estoy, Señor
Tu profeta niño
Y tu siervo torpe

Aquí estoy, Señor, lo que tú quieras
Pero ya no me abandones

Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final. 

Día Cuarto 

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.   

Lectura De La Carta A Los Hebreos


Hermanos, Jesús puede salvar definitivamente a los que por medio de Él se acercan a Dios, porque vive siempre para interceder en su favor.

Y tal convenía que fuese nuestro Pontífice: santo, inocente, sin mancha, separado de los pecadores y encumbrado sobre el cielo.

Él no necesita ofrecer sacrificios cada día como los sumos sacerdotes, que ofrecían primero por los propios pecados, después por los del pueblo, porque lo hizo de una vez para siempre.

Tenemos un Sumo Sacerdote tal que está sentado a la derecha del trono de la Majestad en los cielos, y es ministro del Santuario y de la Tienda verdadera, construida por el Señor y no por el hombre.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte.

Salmo


El Señor es mi luz y mi Salvación
El Señor es mi luz y mi Salvación

El Señor es mi luz y mi Salvación
¿a quién temeré?

El Señor es la defensa de mi vida
¿quién me hará temblar?

Si un ejercito acampa contra mí
mi corazón no tiembla
si me declaran la guerra
me siento tranquilo

Él me protegerá en su tienda
El día del peligro
Me esconderá en lo escondido de su morada
Me alzará sobre la roca
Tu rostro buscaré Señor

No me escondas tu rostro
No rechaces con ira a tu siervo
Que tú eres mi auxilio
No me deseches

Himno


Venero inagotable de aguas puras
Ríos de agua que brotan de una roca
Espíritu que todo vivifica
Es la fuente dichosa que nos salva

Sacad aguas con gozo
Hasta saciaros
La fuente colocada en el madero
Basta un toque de fe para que brote
Con abundancia el agua de la vida
Sacad aguas con gozo los sedientos
Lavaos en las aguas los impuros
Y regad con el agua vuestra tierra
Reseca, endurecida de egoísmo

El secreto escondido de mi gozo
El objeto de todos mis deseos
La savia que alimenta mis entregas
Es la fuente perenne del Espirítu

Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final. 

Día Quinto 

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.   

Lectura Del Santo Evangelio Según San Juan 3, 13-17


Por aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del Hombre.

Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte.

Salmo


No olvidéis las acciones del Señor
Te alabamos oh Santa Cruz

Escucha, pueblo mío mi enseñanza
Inclina el oído a las palabras de mi boca
Que voy a abrir mi boca a las sentencias
Para que broten los enigmas del pasado

Cuando los hacía morir lo buscaban
Y madrugaban para volverse a Dios
Se acordaban de que Dios era su Roca
El Dios Altísimo su Redentor

Lo adulaban con sus bocas
Pero sus lenguas mentían
Su corazón no era sincero con Él
Ni eran fieles a su alianza

Él, en cambio, sentía lastima
Perdonaba la culpa y no los destruía
Una y otra vez reprimió su cólera
Y no despertaba todo su furor

Himno


El Señor es mi Dios y mi Salvador
Cristo es mi Dios y mi Señor
No tengo otros dioses y señores que me salven
Señor mío y Dios mío sálvame

Cuando la noche se cierre temerosa
Y me azoten los vientos implacables
Cuando me hunda en lago sin remedio
Señor mío y Dios mío sálvame

Cuando todo resulte favorable
Y me eleven al monte de la gloria
Cuando todos me aplaudan
Me quieran y sonrían
Señor mío y Dios mío sálvame

Cuando yo mismo me vea suficiente
Y desprecie los miedos y las súplicas
Ni sienta ya necesidad de ser salvado
Señor mío y Dios mío sálvame

Cuando sienta mi corazón endurecido
Y mire con desprecio a los más pobres
Me ría del fracaso de los otros
Señor mío y Dios mío sálvame

Sálvame mi Señor de tal manera
Que pueda yo salvar a mis hermanos
Cantaré jubiloso tus proezas
Qué grande es mi Señor y Salvador

Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final. 

Día Sexto 

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.   

Lectura Del Santo Evangelio Según San Juan 12, 10-36


Ha llegado la hora en que es glorificado el Hijo del Hombre. Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo pero si muere, da mucho fruto, él que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. Él que quiera servirme que me siga, y dónde esté yo, allí estará también mi servidor; y a quien me sirva el Padre lo premiará.

Ahora mi alma está agitada y ¿qué diré? Padre, líbrame de esta hora; pero si por esto he venido por esta hora, Padre glorifica tu Nombre.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte.

Salmo


Te doy gracias, Señor
Porque estabas airado contra mí
Pero ha cesado tu ira
Y me has consolado

Él es mi Dios y Salvador
Confiaré y no temeré
Porque mi fuerza y mi poder es el Señor
Él fue mi salvación
Y sacaréis aguas con gozo
De las fuentes de la salvación

Aquel día diréis
Dad gracias al Señor
invocad su nombre
contad a los pueblos sus hazañas
proclamad que su nombre es excelso

Tañed para el Señor, que hizo proezas
anunciadlas a toda la tierra
gritad jubilosos, habitantes de Sión
“Qué grande en medio de ti, el Santo de Israel”

Himno


Oh, Cruz fiel, árbol único en nobleza
Jamás el bosque dio mejor tributo
En hoja, en flor y en fruto
Dulces clavos, dulce árbol donde la Vida empieza
Con un peso tan dulce en su corteza

Cantemos la nobleza de esta guerra
El triunfo de la sangre y del madero
Y un Redentor, que en trance de Cordero
Sacrificado en Cruz, salvó la tierra
Y así dijo el Señor; vuelva la Vida
Y que Amor redima la condena
La gracia esta en el fondo de la pena
Y la salud naciendo de la herida

Oh, plenitud del tiempo consumando
Del seno de Dios Padre en que vivía
Ved la Palabra entrando por María
En el misterio mismo del pecado

¿Quién vio en más estrechez gloria más plena
y a Dios como al menor de los humanos?
Llorando en el pesebre, pies y manos
Le faja una doncella nazarena

En plenitud de vida y de sendero
Dio el paso hacia la muerte porque Él quiso

Mirad de par el paraíso
Abierto por la fuerza de un Cordero

Vinagre y sed la boca, apenas gime
Y al golpe de los clavos y la lanza
Un mar de sangre fluye inunda, avanza
Por tierra, mar y cielo y los redime

Dulces, clavos, Dulce árbol donde la Vida empieza
Con un peso tan dulce en su corteza

Tú sólo entre los árboles, crecido
Para tender a Cristo en tu regazo
Tú el arca que nos salva, tú el abrazo
De Dios con los verdugos del Ungido
Al Dios de los designios de la historia
Que es Padre, Hijo y Espíritu alabanza
Al que en la Cruz devuelve la esperanza
De toda salvación honor y gloria

Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final. 

Día Séptimo 

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.   

Lectura del Santo Evangelio Según San Marcos


Y lo llevan al Gólgota, que quiere decir lugar de la calavera, y le ofrecían vino con mirra, pero Él no lo acepto. Y lo crucifican y se reparten sus ropas, echándolas a suertes para ver lo que se llevaba cada uno.

Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito, El Rey de los Judíos. Y crucifican con Él a dos bandidos uno a su derecha y otro a su izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: Fue contado entre los malhechores.

Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo: Anda, tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días: sálvate a ti mismo bajando de la cruz.

Lo mismo los sumos sacerdotes, burlándose de él con los letrados, decían a otros: ha salvado y así mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz para que lo veamos y creamos.

También los que estaban crucificados con Él lo insultaban.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte

Salmo


Protégeme Dios mío que me refugio en ti
Yo digo al Señor, Tú eres mi bien
El Señor es le lote de mi heredad y mi copa
Mi suerte esta en tu mano

Bendeciré al Señor que me aconseja
Hasta de noche me instruye internamente
Tengo siempre presente al Señor,
con Él a mi derecha no vacilaré
por eso se me alegra el corazón
se gozan mis entrañas
y mi carne descansa serena
porque no me entregarás a la muerte
ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción

Me enseñarás el sendero de la vida
me saciarás de gozo en tu presencia
de alegría perpetua a tu derecha

Himno


Espíritu de vida y de ternura
Alienta compasivo nuestro barro
Tu obra creadora no termina
Alienta con cariño nuestra carne

Para el hombre caído tu energía
Para todo el que sufre, tu consuelo
Para los fracasados, tu esperanza
Para el huérfano, siempre tu presencia.

Alienta tanta carne dolorida
La encarnación de Cristo se prolonga
Y nuestra redención no ha terminado
Restaura en todos, gran Renovador
Esa imagen de Dios tan afeada
Un hombre libre y digno en su trabajo
Dichoso en amistad y comunión

Alienta en mí, también soy vulnerable
Y olvido tu presencia generosa

Dador de vida Artista consumado
De toda liberación protagonista y cimiento
De toda redención secreto Aliento
Protector, Padre del hombre dolorido
Espíritu de amor, siempre en nuestra vida
Llamada y fundamento

Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final. 

Día Octavo 

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.   

Lectura Del Evangelio Según San Marcos


Al llegar el mediodía vinieron las tinieblas. Sobre toda la región, hasta media tarde. Y a la media tarde. Jesús clamó con voz potente: Eloí, Eloí, lamás sabactani, que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Y algunos de los presentes, al oírlo, decían: Mira, está llamando a Elías, y uno de ellos echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a la caña, y le daba de beber diciendo: Dejad a ver si viene Elías a bajarlo. Y Jesús lanzando una gran voz, expiró, Él velo del Templo se rasgó en dos, de arriba a bajo.

Viendo el centurión que estaba enfrente de él, que había expirado así dijo: Realmente este hombre era hijo de Dios.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte.

Salmo


Levanto mis ojos a los montes
¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene de Señor
Que hizo el cielo y la tierra

No permitirá que resbale tu pie
Tu guardián no duerme
No duerme ni reposa
El guardián de Israel

El Señor te guarda a la sombra
Está a tu derecha
De día el sol no te hará daño
Ni la luna de noche

El Señor te guarda de todo mal
Él guarda tu alma
El Señor guarda tus entradas y salidas
Ahora y por siempre

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos, Amén.

Himno


Conoces Señor mi debilidad
Sabes que me hundo fácilmente
Que me acobardo enseguida ante las dificultades
Que me vence la tentación

Sabes también que son muchos los enemigos
Son fuertes y seductores

Pero tú eres mi roca de refugio
Siempre he confiado en Ti

Desde niño confiaba en Ti
Desde el vientre de mi madre
Sintonizando con ella, me apoyaba en Ti

Nunca me has abandonado
Siempre he sentido tu mano amiga
Fuerte, liberadora
Siempre me he visto protegido
Por tu sombra, tu mirada
Siempre he sentido la fuerza de tu Espíritu

Por eso contaré tu auxilio. Dios mío
Y cantaré tus maravillas
Siempre repetiré que todo, todo
Es obra de tu gran misericordia

Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final. 

Día Noveno

Iniciar con Invocación Al Espíritu Santo, Antífona De La Misa De Exaltación De La Cruz e Invocación Por Medio De La Santa Cruz.   

Lectura De Los Sermones Del Obispo San Andrés De Creta


La Cruz es cosa grande y preciosa. Grande, porque ella es el origen de innumerables bienes, tanto más que numerosos, cuanto que los milagros y sufrimientos de Cristo juegan un papal decisivo en su obra de salvación.

La cruz es llamada también gloria y exaltación de Cristo. Ella es el cáliz rebosante de que nos habla el salmo, y la culminación de todos los tormentos que padeció Cristo por nosotros. Él mismo Cristo nos enseña que la cruz es su gloria, cuando dice:
“Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en Él, y pronto lo glorificará. Y también: Padre, glorifícame con la gloria que yo tenía cerca de ti, antes que el mundo existiese. Y así mismo dice: Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: “Lo he glorificado y volveré a glorificarlo” palabras que se referían a la gloria que había de conseguir en la cruz.

También nos enseña Cristo que la cruz es su exaltación cuando dice: Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí. Esta claro pues, que la cruz es la gloria y exaltación de Cristo.

Versículo


Jesucristo ha sido coronado de gloria y honor por su pasión y muerte

Salmo


Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu
A ti Señor, me acojo; no quede yo defraudado
Tú que eres justo ponme a salvo
A tus manos encomiendo mi espíritu
Tú, el Dios leal, me libraras

Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu
Soy la burla de todos mis enemigos
La irrisión de mis vecinos, el espanto de mis conocidos
Me ven por la calle y escapan de mí
Me han olvidado como a un muerto
Me han desechado como a un cacharro inútil

Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu
Pero yo, confío en el Señor
Te digo “Tú eres mi Dios”
En tu mano están mis azares
Líbrame de los enemigos que me persiguen

Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu
Haz brillar tu rostro, sobre tu siervo
Sálvame por tu misericordia
Sed fuertes y valientes de corazón
Los que esperáis en el Señor
Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu

Himno


De la liturgia de Viernes Santo (Adoración De La Cruz)

Santo Dios
Santo fuerte
Santo inmortal, ten piedad de nosotros

¿qué mas puedo hacer por ti
yo te planté como viña mía
escogida y hermosa
qué amarga te has vuelto conmigo
para mi sed me diste vinagre
con la lanza traspasaste el costado a tu Salvador

Santo Dios
Santo fuerte
Santo inmortal, ten piedad de nosotros

Yo por ti azoté a Egipto y a sus primogénitos
Tú me entregaste para que me azotarán
Pueblo mío, ¿qué te he hecho
En que te he ofendido?
Respóndeme

Santo Dios
Santo fuerte
Santo inmortal, ten piedad de nosotros

Yo te saque de Egipto
sumergiendo al Faraón en el mar Rojo
tú me entregaste a los sumos sacerdotes
yo abrí el mar delante de ti
Tú con la lanza abriste mi costado

Santo Dios
Santo fuerte
Santo inmortal, ten piedad de nosotros

Yo te sustenté con maná en el desierto
tú me abofeteaste y me azotaste
yo te di a beber el agua salvadora
que brota de la peña
tú me diste a beber hiel y vinagre
yo por ti herí a los reyes cananeos
tú me heriste la cabeza con la caña

Santo Dios
Santo fuerte
Santo inmortal, ten piedad de nosotros

Yo te dí un cetro real
Tú me pusiste una corona de espinas
Yo te levanté con gran poder
Tú me colgaste del patíbulo de la Cruz
Pueblo mío ¿qué te he hecho
En que te he ofendido?

Santo Dios
Santo fuerte
Santo inmortal, ten piedad de nosotros

Continuar con Antífona, Oraciones Para Pedir Los Bienes Y Frutos De La Tierra Por Medio De La Santísima Cruz y Oración Final.