viernes, 9 de febrero de 2018

Las Raices Del Pecado En Mi

PROYECTO DE VIDA

UNIDAD III

3.2 LAS RAÍCES DEL PECADO EN MÍ

Raices Del Pecado En Mi

La reflexión que ahora se te propone no es para suscitar sentimientos de culpa ni de desánimo; menos aún de escepticismo (esa sensación de que eres como eres y nada va a cambiar en ti); se trata más bien de ir adquiriendo una mayor lucidez y madurez espiritual frente a una realidad que está ahí y que no nos puede dejar indiferentes.

Es importante que llegues a tener una noción clara de lo que es el pecado; esto te ayudará a liberarte de concepciones falsas que pueden influir en tu conducta moral, y a comprender mejor lo que es la conversión cristiana como camino hacia la verdad y la libertad.

Inicia tu reflexión con una oración de petición y de confianza, fomentando el deseo de vivir en la verdad, sabiendo que sólo ella nos hace libres.

Puntos de reflexión

  • ¿Qué cosas te hacen sentir mal a menudo, en cuanto a sentimientos de culpabilidad moral? Trata de señalar hechos concretos. 
  • ¿Cuáles son tus mayores omisiones? Piensa sobre todo en la manera como vives tus relaciones con Dios, contigo mismo y con los demás.
  • ¿Cuáles actitudes se encuentran detrás de esos hechos y omisiones?
Es importante que te detengas en este punto que hará ir más a la raíz del pecado. Cuando Jesús denuncia el pecado, no se queda en los hechos y omisiones, desenmascara lo que está detrás, lo que se fragua en el corazón y se traduce en acciones.

Los siguientes textos te pueden ayudar a encontrar las raíces del pecado que hay en cada hombre y que cada uno experimentamos según nuestra condición:

Luc. 11, 37-52; 18, 9-14
Mc. 7, 20-23

Con alguna frecuencia se tiende a confundir el pecado con sentimientos de culpabilidad que provienen de circunstancias no siempre pecaminosas, y que en todo caso están lejos de la concepción cristiana del pecado. Tales son, por ejemplo, las concepciones que llevan a mirar el pecado:
  • Como transgresión de la ley
  • Como acusación que te constituye en reo culpable
  • como frustración de un perfeccionismo centrado en ti mismo.

Después de esta reflexión 

  • ¿Descubres que tienes que corregir en alguna forma tu noción de pecado? 
  • ¿Qué luz te ha aportado en relación con la manera como tienes que luchar contra el pecado que hay en ti?
  • ¿Qué sentimientos afloran en ti al experimentar tu propio pecado?
Repite lentamente, cada una de las palabras del Padre Nuestro.

ORA...

0 comentarios:

Publicar un comentario