lunes, 21 de enero de 2019

Novenario Por Los Difuntos

Novenario Pro Los Difuntos

ORACIÓN 

Prepara, Señor, nuestros corazones para escuchar tu palabra, de modo que encontremos luz en nuestra oscuridad, certeza en nuestras dudas, y nos consolemos mutuamente. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

LECTURAS BÍBLICAS 

I. Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Tesalonicenses (4, 12 ss.).

Hermanos, no queremos que ignoréis la suerte de los difuntos, para que no os aflijáis como los hombres sin esperanza. Pues, si creemos que Jesús ha muerto y resucitado, del mismo modo, a los que han muerto en jesús, Dios los llevará con él. Esto es lo que os decimos como palabra del Señor: Consolaos, pues, mutuamente con estas palabras.

RESPONSORIO 

Guía: Quien cree en Ti, Señor, no morirá para siempre. 

Todos: Quien cree en Ti, Señor, no morirá para siempre.

Guía: Dichosos los difuntos que mueren en el Señor.

Todos: Quien cree en Ti, Señor, no morirá para siempre.

II. Lectura del Santo Evangelio según San Juan (12, 24-26)

Os aseguro que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero, si muere, da mucho fruto. El que ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre le premiará.

RESPONSORIO

Guía: Quien cree en Ti, Señor, no morirá para siempre. 

Todos: Quien cree en Ti, Señor, no morirá para siempre.

Guía: El salario del pecado es la muerte, pero el don de Dios es la vida eterna por nuestro Señor Jesucristo.

Todos: Quien cree en Ti, Señor, no morirá para siempre. 

PRECES COMUNITARIAS 

Guía:  Te rogamos, Señor, Dios omnipotente y eterno, que creaste el alma de tu siervo N.N., que te dignes recibirla en tu seno como Padre misericordioso.

Todos: Concédele, Señor, el descanso eterno.

Guía: Te rogamos, Señor, Dios y Señor Nuestro Jesucristo, que redimiste el alma de tu siervo(a) con tu sacratísima Pasión y Muerte, te dignes librarla de las penas.

Todos: Concédele, Señor, el descanso eterno.

Guía: Te rogamos, Señor, por la gloriosa intercesión y méritos de la bienaventurada Virgen María, Madre y abogada nuestra, te dignes mirar compasivo el alma de quien durante su vida se acogió a su amparo maternal.

Todos: Concédele, Señor, el descanso eterno.

Guía: Te rogamos, Señor, por la piadosa muerte de San José, padre adoptivo de tu Hijo que te dignes admitir a nuestro hermano(a) en compañía de todos los bienaventurados.

Todos: Concédele, Señor, el descanso eterno.

Guía: Te rogamos, Señor, por la intercesión de todos los santos y santas que gozan de ti en el cielo, que te dignes misericordiosamente llevar a tu siervo(a) a la eterna bienaventuranza.

Todos: Concédele, Señor, el descanso eterno.

Guía: Te rogamos, Señor, por las súplicas de tu Iglesia, que milita en la tierra, que te dignes abrir las puertas de la Iglesia triunfante a tu siervo(a) N.
Todos: Concédele, Señor, el descanso eterno.

Guía: Te rogamos, Señor, también por todos los que seguimos luchando en este valle de lágrimas, que te dignes consolarnos y reunirnos luego en el esplendor de tu gloria.
Todos: Concédele, Señor, el descanso eterno.

Te lo suplicamos y te lo pedimos humildemente. Dios todopoderoso y eterno, por tu Hijo y Señor nuestro, Jesucristo, vida y resurrección nuestra, quien siendo Dios, vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

ORACIÓN FINAL

Te pedimos, Señor, tengas piedad de tu siervo(a) nuestro hermano(a) difunto(a), y por tu misericordia no lo(la) castigues por los actos de su vida, pues su intención fue cumpir tu santa voluntad; para que, asi como la verdadera fe lo(la) unió en la tierra a la comunidad de los creyentes, también en el cielo te dignes juntarlo(la) a los coros celestiales. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Finalmente, oremos todos con a oración que nos enseñó Jesucristo: Padre nuestro...

Guía: Concédele, Señor, el descanso eterno.
Todos: Y brille para el la luz eterna.

Guía: Descanse en paz.
Todos: Amén.

Todos: Las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Amén.

LECTURAS BÍBLICAS PARA LOS DÍAS SIGUIENTES

Día segundo: Las bienaventuranzas: Mt. 5, 1-12

Día tercero: Vengan benditos de mi Padre: Mt. 25, 31-46

Día cuarto: Jesús ruega por los suyos: Jn. 17, 24-26

Día quinto: Resurrección de Lázaro: Jn. 11, 17-44

Día sexto: Resurrección del joven de Naím: Lc. 7, 11-17

Día séptimo: Resurrección de la hija de Jairo: Mc. 5, 35-43

Día octavo: Necesidad de vivir en vigilancia: Lc. 12, 35-40

Día noveno: La resurrección de Jesús: Mt. 28, 1-10

0 comentarios:

Publicar un comentario